Abascal: "A nosotros no nos van a matar como a conejos"

Entrevistado en Es la Mañana de Federico, el líder de Vox ha señalado al Gobierno cuando ha hablado de los que agreden a su partido en los mítines.

LD/esRadio

Santiago Abascal ha comentado en Es la Mañana de Federico los últimos ataques que su partido está sufrido durante esta campaña electoral en Madrid. El de Vox ha explicado que en el último mitin en el que han recibido pedradas, este miércoles en Navalcarnero, "se trataba de un lugar donde Vox ganó las elecciones y volvió a ocurrir lo mismo" que en Vallecas, es decir, que cae por su propio peso el argumento de que el partido va a determinados lugares a "provocar".

Abascal ha calificado a los que les agreden como "una banda de criminales" y ha señalado que están "incitados por ministras, amparados por Marlaska y justificados por Sánchez". Ha contado que "en Navalcarnero estábamos 1.000 personas a las que 20 energúmenos tiraban piedras". Además ha destacado que "lo estaban haciendo a cinco metros, con la Guardia Civil en medio, sin que interviniera por lo que tuve que parar el mitin".

Sobre la campaña ha dicho que "yo dirijo la campaña en Madrid y he acompañado a Monasterio a muchos mítines". Una campaña que ha calificado como "cohesionada y coordinada". Una campaña en la que están "confrontando con el PP con contundencia cosas de Ayuso, no sólo de Casado" porque "nadie tiene dudas de qué es lo que va a hacer Vox".

Del debate ha destacado cómo "Monasterio salió con el escudo a defender a Ayuso de algunos ataques falsos, pero hemos echado en falta reciprocidad". En el debate precisamente Rocío Monasterio insistió en la necesidad de "quitar el toque de queda y las restricciones". Abascal ha apuntado al respecto que "los españoles deben protegerse pero no pueden detenerse".

"Es indignante lo que está pasando con Vox"

El presidente de Vox ha recordado que el líder del PCE, Enrique Santiago, "llegó a decir que Vox había ido a Vallecas a lanzar ladrillos a la gente e insultar a los vecinos" y ha admitido que lo ocurrido en Navalcarnero "fue particularmente desagradable" y tuvo que dirigirse "a la Guardia Civil para decirles que se estaba cometiendo un delito".

De Enrique Santiago también ha dicho que "emplea la mentira en el Congreso y la violencia en las calles contra Vox", la máxima leninista, decía Abascal. En cualquier caso, ha dicho que Vox nunca va a aceptar que "haya sitios vedados para nosotros en España" y que acudirán a todos, pese a que "sabemos lo que hay cuando vamos a algunos sitios y por eso nos comportamos pacíficamente". Ha rematado diciendo que "a nosotros no nos van a matar como a conejos ni nos vamos a dejar apedrear".

Además, ha contado que le afectó muy especialmente lo ocurrido a "una niña a la que alcanzaron con un huevo en la cabeza, que eso ya duele" y que cuando se acercó a saludarla "estaba impactadísima".

Abascal ha recalcado que "es indignante lo que está pasando con Vox" y que estos problemas los han sufrido "en muchos sitios" porque "la izquierda necesita de la violencia para mantenerse en el poder y la ejerce".

Así, el presidente de Vox ha recalcado que van a tener que hacer algo para proteger a sus seguidores, aunque ha reconocido que no sabe si será "un servicio de orden, avanzar pacíficamente con los brazos caídos contra los que nos tiran piedras y que lo hagan los más jóvenes y aguerridos… no sé qué podemos hacer para protegernos cuando somos agredidos, y no lo digo por mí, que soy el que más protección tiene en esos actos, sino por la gente que viene".

Menores no acompañados

Además de defender el cartel electoral que tanta polémica ha levantado, Abascal ha insistido en el problema de seguridad que se ha generado en las calles de algunos barrios de Madrid, y del resto de España, por la presencia de los menores inmigrantes no acompañados (conocidos como menas). "Hay madrileños que no conviven con estos problemas, pero hay barrios donde saben muy bien qué significa" y añadía que "el 75% de los menores detenidos son extranjeros no acompañados, son menas".

Decía el presidente de Vox que no es una cuestión de racismo, sino de libertad y, en este caso, consideran que no puede haber libertad sin seguridad: "Si son menores lo que hay que hacer es mandarlos a sus países con sus padres. Pero no tenemos por qué sostenerlos o por qué soportarlos" y añadía que "este es el mensaje en Madrid pero responde a una preocupación por la inmigración ilegal en toda España".

Añadía que "no tenemos fobia a los extranjeros, ni a los que entran legalmente ni a los que entran ilegalmente, que entran en España engañados por esos políticos que les prometen un falso paraíso y que esa misma izquierda termina convirtiendo en perros de presa". Y se refería a cómo los violentos de izquierdas que van con adoquines y piedras a sus mítines para lanzárselos se acompañan de estos grupos de menas: "Ayer en Navlacarnero vimos banderas bereberes entre los que intentaron impedir el acto de Vox".

En cualquier caso, ha insistido en que no van a consentir que "haya una sola calle en España a la que no nos dejen ir. Nosotros nos comportamos pacíficamente ."

Cs es dañino para Madrid

En cuanto a Cs, Abascal ha recordado "cómo recibimos con los brazos abiertos a Cs cuando nació en Cataluña para crear una alternativa después de que los partidos nacionales hubieran abandonado a los catalanes". Sin embargo, "Cs un día está dentro y otro está fuera y ahora puede ser muy dañino si tiene representación porque es imprevisible lo que puede hacer". Para Abascal, "votar a Cs es jugar a la tómbola" ya que "ha perfeccionado la traición política en unos términos en los que puede competir con el PNV" con el momento cumbre de "estar en un Gobierno y a la vez perpetrar una moción de censura contra ese Gobierno".

La izquierda habla en chino

No ha dejado Abascal pasar la oportunidad de criticar al candidato socialista, Ángel Gabilondo, quien esta misma semana no se aclaraba sobre si la propuesta del PSOE para Madrid era progresista, o progresiva, o si era de centro o centrada o si abría los brazos a derecha y a izquierda. "Estamos viendo a una izquierda que habla en chino mientras vox va a los barrios a hablar en román paladino. La izquierda habla contra los intereses de los trabajadores, mientras nosotros hablamos de los problemas de los trabajadores. Y eso se nota en lugares donde tenemos un apoyo increíble pero donde antes se votaba a los socialistas".

Finalmente, decía que, por lo menos, "Gabilondo terminó diciendo la verdad", cuando se echó en brazos de Iglesias para tratar de "ganar las elecciones" en los 12 días que restan de campaña.

"Euroexigentes, no eurófobos"

Los oyentes de esRadio tampoco han querido dejar pasar la oportunidad para preguntar a Santiago Abascal por su posición respecto a Europa, y el presidente de Vox ha aprovechado para aclarar su postura: nosotros no somos "eurófobos, sino euroexigentes". Explicaba Abascal que "nosotros creemos que la UE puede jugar un papel importante si defiende los intereses de los estados y de sus ciudadanos" pero están en contra de "la deriva federalista de la UE que terminará acabando con los estados nación. Para nosotros la referencia es España y la defensa de los españoles y no de las instrucciones que nos den los burócratas de Bruselas".

Repartirse Madrid

Finalmente, Abascal ha lanzado un mensaje importante: "Lo fundamental, lo importante, es sumar frente al asalto comunista". "Sería un error repartirse Madrid antes de ganarlo". En cualquier caso ha querido dejar claro que "si no ganamos y nuestros votos deciden una mayoría, ya hemos dicho que servirán para frenar a la izquierda. Quiero transmitir tranquilidad", sentenciaba Abascal.

A continuación