Nueva ofensiva en Cataluña contra Vox: el separatismo trata de dejarles sin representante en el Senado

El PSC se desmarca porque dice que no ve posibilidad legal, aunque se mantiene en el pacto anti-Vox.

Esmeralda Ruiz

Cuando se acaban de cumplir dos meses desde las elecciones en Cataluña, más de 110 días de interinidad y con las negociaciones para la investidura en punto muerto, los separatistas de ERC, Junts, la CUP y la marca de Podemos en Cataluña dedican su tiempo a estudiar la forma de arrebatar a Vox la designación de un senador, tal y como le corresponde por sus resultados electorales del 14 de febrero, entre los ocho parlamentarios que deberán escoger en la cámara catalana, por designación autonómica.

Así lo han valorado en la reunión que estos grupos, junto al PSC, han mantenido este jueves con la presidenta del Parlamento, Laura Borràs, en su afán por avanzar en el acuerdo rubricado el pasado mes de marzo para limitar los derechos de los 11 diputados de Vox en la cámara. Dentro de ese acuerdo, que incluye la firma de los de Salvador Illa, se hablaba de "impedir la presencia de Vox en los órganos de gobierno de la cámara" así como de "no suscribir ninguna iniciativa parlamentaria con esta formación y evitar que prosperen" las suyas.

En la Junta de Portavoces y en el pleno del Parlamento, de quienes depende el nombramiento y votación de los senadores autonómicos, el independentismo, junto al PSC y comunes, suma 115 diputados. Atendiendo a los resultados del 14 de febrero, al PSC le corresponderían 2 senadores y otros dos para ERC y para los de Puigdemont. Un senador para Vox, como cuarta fuerza política en Cataluña y otro, el primero, para los radicales, lo que ayudaría a reforzar la presencia del independentismo en la Cámara Alta.

Sin recorrido legal

Pero, para sorpresa de los separatistas, el PSC ha decido desmarcarse en el último momento aún con el remordimiento presente de 2019 cuando ERC, ahora socio de gobierno de Pedro Sánchez, vetó en la votación del Parlamento catalán la designación de Miquel Iceta como senador impidiendo su cargo como presidente de esta cámara. El argumento del PSC para justificar ahora esa posición contraria a la línea marcada por el separatismo es que no quieren "hacer un regalo a la extrema derecha" en el Tribunal Constitucional conscientes de que esta maniobra no tendrá ningún recorrido legal.

Es la afirmación del diputado y portavoz adjunto del PSC, Raúl Moreno, que ha dejado claro en rueda de prensa que en su partido "no nos saltaremos la ley" porque negar representación a una formación que la tiene "por el resultado electoral no es democrático". Eso sí, el PSC mantendrá su apoyo al resto del acuerdo anti-Vox firmado con ERC, Junts, las CUP y los comunes para seguir marginando a los de Santiago Abascal en Cataluña. Las formaciones separatistas advierten de que el asunto del veto a la designación del senador de Vox será trasladado a la Mesa para acabar de concretarlo haciendo "las consultas jurídicas" necesarias.

A continuación