Sánchez dará la batalla jurídica para "desgastar" a Ayuso y baraja recurrir al TC

El presidente diseña con su equipo el plan inmediato. Primer paso: centrarse en que prospere la moción; el segundo: llevar a Ayuso a los tribunales.

Ketty Garat

Tres horas ha durado la reunión del presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con sus más fieles escuderos en el cuartel general de los socialistas. Pasadas las 17:00 horas de este miércoles, los estrategas del partido —José Luis Ábalos, Santos Cerdán, Félix Bolaños y Paco Salazar—, abandonaban la cuarta planta de Ferraz 70 con las ideas claras: "El plan es centrarse en la moción" y descartar, por ahora, elecciones en la Comunidad de Madrid.

Sólo así debe entenderse la suspensión de la comparecencia de prensa de Ábalos a las 13:30 horas, pospuesta primero y cancelada después, para dejar el foco en la comparecencia de Ángel Gabilondo en la Asamblea por la tarde como "candidato de la moción", que no de las elecciones. La idea es atrincherarse en que prospere la moción de censura en la idea de que el decreto de disolución de la Asamblea no es legal porque no se publicó en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCAM) en tiempo y forma, antes de la presentación de las mociones de PSOE y Más Madrid que se han calificado este miércoles por la Mesa de la Asamblea.

En la dirección socialista recuerdan cómo se gestó la primera moción exitosa de la democracia presentada por Sánchez contra Mariano Rajoy en 2018: "Fue Margarita (Robles) quien registró secretamente la moción a las 9 horas y se anunció inmediatamente después", forma en la que consideran que debería de haber actuado la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, quien por cierto "si está en funciones, no puede cesar a sus consejeros" como ha hecho con los representantes de Ciudadanos.

Servida la batalla jurídica, la novedad es que el Gobierno dará la batalla en los tribunales y que el presidente, Pedro Sánchez, está dispuesto a llevar a Ayuso incluso al Tribunal Constitucional, según confirman fuentes gubernamentales a Libertad Digital. La secuencia lógica de los acontecimientos será esperar a ver los siguientes pasos del Gobierno madrileño que, según Ferraz, "no puede impedir que se celebre el pleno de la moción de censura". Y, en función de sus movimientos, será el PSOE-M quien dé el "primer paso" con un recurso contra la decisión de Ayuso.

No concretan qué herramienta sería el objeto del recurso, si el propio decreto de disolución u otra decisión o actuación de la presidenta madrileña aunque lo relevante es la voluntad de Gobierno y PSOE de "dar la batalla judicial" con el objetivo de "desgastar" a la lideresa madrileña que se postula como clara ganadora de estos comicios. La consumación de la campaña de acoso y derribo contra Madrid llevada al extremo y que persigue precisamente erosionar las halagüeñas perspectivas electorales de la presidenta Ayuso. Como explican algunos asesores de Sánchez, "habrá elecciones pero también conflicto judicial y el desgaste será para la presidenta".

A continuación