Palo de la Junta Electoral a Puigdemont: el PDeCAT se queda con parte de los derechos electorales de JxCat

El partido que ha resistido el intento de aniquilación del prófugo dispondrá de espacios propagandísticos y presencia en los debates electorales.

Pablo Planas

La Junta Electoral Central (JEC) ha resuelto que "los derechos electorales que puedan corresponder a la coalición electoral presentada en la selecciones del parlamento catalán de 2017 con la denominación de Junts per Catalunya corresponden al PDeCAT". De este modo, el partido que no pudo fagocitar Puigdemont dispondrá de espacios electorales y presencia en los debates así como en la mesa de partidos convocada por la Generalidad para decidir la viabilidad de las elecciones del 14-F.

Puigdemont pretendía arramblar con los derechos del PDeCAT pero la formación que preside David Bonvehí y en la que milita el expresidente Artur Mas, ha logrado sobreponerse al enésimo intento de destrucción por parte del eurodiputado y expesidente de la Generalidad. Cinco de los diputados que actualmente tiene Junts per Catalunya en el Parlament se han mantenido fieles a las siglas del PDeCAT, lo que ha facilitado que la JEC le conceda los derechos de lo que pretendía privarle JxCat.

Menos impacto para Puigdemont

Según la resolución de la Junta, la coalición JxCat estaba formada por el Pdecat y la extinta Convergència, de modo que el Pdecat es la única formación de esa coalición que se presenta en estas elecciones. Eso restará presencia a Puigdemont en el reparto de la propaganda en medios públicos y servirá al Pdecat para estar presente en los debates.

En algunas encuestas el PDeCAT entraría en el Parlament con uno o dos diputados, cifra que podría aumentar ahora que se ha garantizado una presencia mediática en detrimento del partido de Puigdemont, donde se teme que la profusión de siglas separatistas afecte a su campaña y resultados. La candidata del Pdecat es la exconsejera de Empresa y Conocimiento de la Generalidad que fue purgada por Torra por no pasarse a JxCat.

El Pdecat ha emitido un comunicado en el que afirma que los derechos electorales que le ha reconocido la Junta Electoral "no son una entelequia y tienen que ver con la presencia necesaria y preceptiva de nuestro partido en la mesa de partidos sobre las elecciones que convoca el consejero Bernat Solé -de ERC y responsable de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, el departamento que organiza los comicios-, la incidencia en la cobertura de los medios de comunicación públicos y también, por ejemplo, en el reparto de la presencia en espacios de propaganda electoral de todo tipo".

"El Pdecat -se añade en la nota- hará lo que sea menester para velar por el cumplimiento de este acuerdo de la JEC". Es decir, que el partido hará todo lo contrario de lo hizo cuando la JEC apuntó hacia la inhabilitación de Torra por desobedecer la orden de retirar la pancarta de los golpistas presos de la fachada del palacio de la Generalidad. En aquel momento, Puigdemont todavía no había iniciado la operación para acabar con este partido y aprovecharse del nombre de la coalición JxCat para crear un partido a su medida.

A continuación