Nace Blanc Bloc, un nuevo grupo separatista que pretende la independencia por la vía de la violencia callejera

La organización se inspira en los antiglobalización italianos de principios de siglo y anuncia que comenzará sus movilizaciones el 11 de septiembre.

Pablo Planas

El separatismo catalán no para de cocer estrategias al amparo de las tesis de Carles Puigdemont, cuya última teoría, la "confrontación inteligente", sirve de paraguas para un nuevo grupo separatista denominado Blanc Bloc, una especie de síntesis entre los Comités de Defensa de la República (CDR) y el Tsunami Democràtic que alentaron los partidos para mostrar el rechazo del independentismo a las sentencias por el golpe de Estado del 1-O.

Este nuevo grupo dice inspirarse en el movimiento italiano Tute Bianche, los elementos antiglobalización de principios de siglo que se disfrazaban con monos blancos para llevar a cabo sus manifestaciones callejeras. En el canal de Telegram del grupo separatista catalán aparece un documento sobre los Tute bianche firmado por Pablo Iglesias en el que se explica que estos jóvenes italianos decidieron vestirse de blanco como réplica a un alcalde que les llamó fantasmas. La uniformidad cobró fortuna durante un tiempo y ahora pretende adoptarla este grupo de independentistas catalanes que quiere dar un paso más en la agitación callejera para lograr la independencia.

A través de Telegram y también de Twitter, los impulsores anónimos del Blanc bloc dan instrucciones sobre cómo enfrentarse a la Policía, construirse un escudo, romper un cordón o protegerse de los golpes. También dan consejos sobre la indumentaria y los elementos más adecuados para las algaradas y recuerdan con orgullo el asalto al aeropuerto en octubre de 2019 y lo que el separatismo denomina la "batalla de Urquinaona", el enfrentamiento con la Policía Nacional del referido octubre.

Movilizaciones el 11-S

El propósito del Blanc bloc es salir a las calles el próximo 11 de septiembre con el objetivo de presionar al gobierno catalán para que desempolve la declaración unilateral de independencia. Así, llama a la población a tomar las calles y no despejarlas hasta que sea efectiva la república catalana. En los próximos días y a través de las redes sociales se anunciará el punto de encuentro durante la Diada. Algunas fuentes especulan sobre la posibilidad de que intenten asaltar el Parlament, que era el plan de los miembros de los CDR que fueron detenidos y acusados de terrorismo en la Audiencia Nacional.

Quienes también han empezado a dar señales de actividad son los CDR, que han anunciado que saldrán a la calle el 11-S a pesar de las recomendaciones de los médicos en Cataluña para que se desconvoquen las manifestaciones con motivo de la fiesta regional. El propósito de los CDR también es presionar al Govern para que pare la "represión" contra el independentismo y desobedezca al Estado. Los CDR se quejan de que la Generalidad se ha personado como acusación particular en un par de procesos judiciales contra elementos separatistas implicados en destrozos y violencia callejera.

A continuación