Torra prohíbe las reuniones de más de 10 personas, pero se excluye la Diada de las restricciones

Anuncia que no habrá más de veinte alumnos por clase y que se realizarán medio millón de test en escuelas e institutos.

Pablo Planas

Tras anunciar el presidente de la Generalidad, Quim Torra, que quedaban prohibidas las reuniones tanto públicas como privadas de más de diez personas durante las próximas tres semanas, la consejería de Presidencia ha emitido un comunicado en el que afirma que "la prohibición en toda Cataluña de hacer encuentros sociales de más de 10 personas en el espacio público y privado no afecta el derecho a la manifestación".

Se trata de justamente lo contrario de lo que dijo Torra en la rueda de prensa para anunciar nuevas medidas contra el coronavirus. "El derecho legítimo de manifestación choca con la necesidad de la reducción de la interacción social y por esta razón una manifestación no sería posible", afirmó el presidente de la Generalidad a preguntas de los periodistas.

El departamento de Presidencia ha matizado a Torra y "blinda" la celebración de las concentraciones separatistas de la Diada "siempre que se ejerzan respetando las medidas de distanciamiento, mascarilla e higiene de manos".

La prohibición de las reuniones de más de diez personas durante las próximas tres semanas ponía en tela de juicio la celebración de las manifestaciones organizadas por las organizaciones separatistas para el 11 de Septiembre. La Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural pretenden concentrarse frente a sedes de organismos del Estado.

El ritmo de inscripciones y venta de camisetas es notoriamente inferior al de años anteriores debido al coronavirus y también al cansancio de las bases separatistas, que ni siquiera se manifestaron con la suspensión del tercer grado de los líderes golpistas encarcelados. Tanto la ANC como Òmnium temen un fracaso y de ahí el cambio de formato de gran manifestación a concentraciones puntuales que ahora ya no tendrán que llevar a efecto.

Mascarillas obligatorias para mayores de 12

Por otra parte, Torra ha asegurado que no habrá más de veinte alumnos por clase y que se realizarán medio millón de pruebas en escuelas e institutos entre el 15 de septiembre y el 15 de noviembre. El presidente regional ha dado por descontado que las clases comenzarán a mediados de septiembre, pero se ha remitido a una reunión de su gobierno que se celebrará este martes para aportar más detalles sobre un retorno a la escuela que gran parte de la comunidad educativa pone en duda. Los únicos detalles que ha dado Torra, además de la realización de pruebas, es que la mascarilla será obligatoria para los alumnos mayores de doce años. En el caso de los mayores de seis, el uso del cubrebocas será necesario en lugares donde haya riesgo de contagio, ha dicho Torra sin especificar más.

El dirigente autonómico ha aprovechado la comparecencia para censurar al Gobierno, al que acusa de no actuar como Estado. En esa línea, ha dicho que o aprueba un subsidio de conciliación familiar para las familias que no puedan llevar a sus hijos al colegio o lo hará la Generalidad. También ha asegurado el presidente regional que se exigirá que quienes den positivo por coronavirus deberán firmar una declaración de autorresponsabilidad de aislamiento y cuarentena. Además, ha prometido que la semana que viene habrá un plan de refuerzo sanitario centrado en la atención primaria.

Contagios por contactos sociales

Torra no ha aportado gran cosa más a pesar de que se había anunciado que habría nuevas medidas para hacer frente a los rebrotes. Ha aprovechado, eso sí, para responsabilizar a los ciudadanos del aumento de los positivos porque "el 70% de los contagios se produce por encuentros sociales con amigos y familiares".

Según los datos que maneja la Generalidad, la situación en Cataluña es mejor que en Madrid o Aragón, pero Torra ha reconocido que "ya no estamos en una situación de estabilización y necesitamos volver a enviar a la sociedad catalana una señal de alerta". En ese contexto, ha hablado de una "operación septiembre" y ha apelado a la población para que reduzca al mínimo la interacción social en las próximas tres semanas, un periodo que ha calificado como crucial para aplanar la curva de contagios y poder reemprender las actividades laborales y escolares a mediados de septiembre.

Torra también ha incluido entre las "nuevas" medidas la aplicación Radar Covid para notificar casos, una campaña de comunicación que se conocerá en los próximos días y el establecimiento de un "comité ejecutivo de crisis" formado por él mismo, el director general de Salud, Josep Maria Argimon, la consejera del ramo, Alba Vergès, el de Educación, Josep Bargallo, la portavoz del 'Govern', Meritxell Budó, el consejero de Interior, Miquel Buch, y el jefe del gabinete jurídico.

A continuación