Play

Los problemas de la Generalidad para pedir a los "ñordos" españoles que visiten Cataluña

El periodista Xavier Rius recuerda a la portavoz del gobierno catalán los insultos separatistas a los españoles: ñordos, colonos, súbditos.

Pablo Planas

¿Se puede insultar al resto de los españoles y al tiempo pedirles que vengan a visitar Cataluña? ¿Se puede asegurar que España es una dictadura donde hay presos políticos y exiliados y pedir a la vez a sus ciudadanos que elijan Cataluña como destino vacacional? Estas son algunas de las preguntas que Xavier Rius, director del digital e-notícies, lanzó a bocajarro a la portavoz del gobierno catalán, la consejera de Presidencia Meritxell Budó.

Rius puso contra las cuerdas a Budó, que trató de esquivar las andanadas sin conseguirlo y dando muestras de un evidente nerviosismo.

Rius comenzó su intervención de esta guisa: "A ver si lo entiendo. Después de haber dicho que en España hay presos políticos, después de haber colgado pancartas incluso aquí en el palacio de la Generalidad equiparando a España con una dictadura, diciendo que España es como Turquía, como dijo el consejero Puigneró, o como el consejero de Interior, Miquel Buch, que comparó España con Corea del Norte, de haber colocado lazos amarillos en edificios oficiales, cruces en las playas, etc, etc. Incluso las más altas esferas sabe perfectamente que hablaron de bestias taradas, después de todo esto, ustedes ahora están haciendo una campaña a la que dedican siete millones de euros para atraer el turismo español... Porque además a los españoles les hemos llamado no sólo bestias taradas sino también ñordos, colonos, súbditos, etc, etc".

Budó respondió: "Mire, en el gobierno de Cataluña confiamos en el atractivo turístico de nuestro país y eso es lo que estamos poniendo en valor con esta campaña que estamos haciendo para este verano atraer todo el turismo que quiera venir para conocer el maravilloso país que tenemos y que disfrutamos".

Rius volvió a la carga: "Veo que usted comparece con una chapa de presos políticos con la que se expresa que España no es una democracia. ¿Qué argumento puede dar para que el turismo español venga a Cataluña después de ocho años de proceso?"

La consejera replicó: "Que haya presos políticos y exiliados no es un tema menor y no es un tema que tenga que ver con el gobierno de Cataluña, es un tema que ya sabe usted como ha ido el juicio. Hay presos políticos, hay exiliados y aprovecho para pedir su puesta en libertad inmediata y el retorno de lo exiliados y en este sentido decirle que una cosa no es incompatible con otra. Que tengamos presos políticos no quiere decir que no podamos disfrutar de una maravilla de país como es el nuestro".

Tras la respuesta, Rius volvió a insistir en que se le respondiera en español: "Sólo una aclaración. Le he pedido respuesta en castellano en dos ocasiones y ha contestado en catalán. No sé si lo ha hecho expresamente".

Ya en español, Budó resumió: "Bien, pues no tengo ningún problema en contestarle también en castellano. Es una evidencia que en España existen presos políticos y exiliados y esto no es incompatible con hacer un llamamiento a que la gente venga a conocer el atractivo turístico de Cataluña".

La campaña de turismo dirigida al público nacional ha causado gran revuelo no sólo en Cataluña, entre otras razones por los insultos de Torra, como cuando afirmó que quienes hablaban español en Cataluña eran "bestias taradas" y por el hecho de que los portavoces de la Generalidad han puesto un cuidado extremo en no pronunciar las palabras "España" y "españoles".

A continuación