El Parlamento catalán aprueba una subida de sueldo para altos cargos y expresidentes regionales

Las catastróficas previsiones económicas no alteran los planes del gobierno autonómico en relación a sus retribuciones.

Pablo Planas (Barcelona)

Ni la crisis económica que empieza a materializarse en largas colas para recoger alimentos ni que cientos de miles de trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo hayan cobrado ni un céntimo desde marzo ha sido óbice para que el Parlament catalán aprobara este jueves un aumento de las retribuciones de los expresidentes autonómicos y una subida del 2% en el sueldo de los altos cargos.

El incremento sólo ha contado con el voto en contra del PP. Ciudadanos, comunes, socialistas y cuperos se han abstenido, por lo que las controvertidas medidas han salido adelante con los votos de Junts per Catalunya (JxCat) y ERC.

Camufladas en un decreto ley con el enunciado de "medidas económicas, sociales y administrativas para paliar los efectos de la pandemia generada por la Covid-19", las subidas son de un 0,9% para las pensiones de los expresidentes y del 2% para los altos cargos con efecto a partir del 1 de enero de este año. Es el mismo porcentaje aprobado por el Gobierno central para sus cargos de confianza.

El diputado de Ciudadanos David Gragera ha manifestado que la subida de las pensiones de los expresidentes autonómicos es "reírse de la oposición y de la ciudadanía". La portavoz socialista Alicia Romero ha señalado que "el Govern debería actuar con contención y no subir el sueldo a los altos cargos". David Cid, de la versión catalana de Podemos, ha señalado por su parte que las medidas del ejecutivo autonómico son "erráticas, inconexas y muy feas". A pesar de las críticas, los tres grupos han optado por la abstención a diferencia del PP, que ha votado en contra.

A continuación