ERC juega con Sánchez y le 'aprieta' a cambio de la abstención

Los separatistas se vuelven a sentir socios preferentes y piden a Sánchez un estado de alarma light.

Esmeralda Ruiz

Vuelta a la casilla de salida. ERC cambia de guión ante la sensación de que vuelven a ser imprescindibles para Pedro Sánchez y pasan de admitir el pasado viernes que las conversaciones van en "buena dirección" a marcar distancia y alejar un acuerdo antes del miércoles.Tras un fin de semana intenso de negociaciones —tres reuniones telemáticas entre los equipos y línea directa entre Pere Aragonès y Pedro Sánchez—, los de Oriol Junqueras advierten ahora al Gobierno, a dos días de la votación de la quinta prórroga del estado de alarma, de que su grupo parlamentario no cuenta con suficientes motivos para convertir el no en abstención.

"No podemos dar apoyo al estado de alarma. No se dan las condiciones", ha dicho de forma tajante la portavoz de ERC en Cataluña, Marta Vilalta, miembro del equipo negociador del partido separatista con el PSOE. "Cataluña no puede ser una gestoría, tenemos las competencias y la capacidad para dirigir el desconfinamiento", ha añadido Vilalta en rueda de prensa telemática. ERC había puesto sobre la mesa al Gobierno varias condiciones, y a día de hoy, los independentistas se quejan de que no existe un compromiso explícito con ninguna de ellas.

El principal reclamo, por encima del resto, sigue siendo el del mando compartido, para que sea al consejería de salud, en manos de ERC, quien decida y ejecute el resto de fases de la desescalada. Solo si Sánchez acepta la "cogobernanza", podrá contar con las 13 abstenciones de ERC e incluso con los apoyos del grupo del fugado Carles Puigdemont, JxCAT, que podría valorar la abstención para evitar que la victoria de haber conseguido el mando compartido pueda atribuirse solo a ERC.

Prórroga "flexible"

ERC también presiona al Gobierno para que garantice que ésta será la última prórroga del estado de alarma, que será "flexible" para favorecer una "movilidad mínima" y es más, que ante la perspectiva de un rebrote del virus, que se comprometa a no volver a recurrir a este mecanismo legal. "No se puede volver a abusar de un instrumento tan excepcional", ha dicho Vilalta. ERC habla de modificar la Ley de Salud Pública para evitar, por ejemplo, la recentralización de competencias como la de sanidad e incluso, interior.

En el apartado de sus pretensiones rupturistas, ERC también busca un compromiso por parte del Gobierno para retomar la mesa de diálogo sobre la independencia antes del verano. "Avanzar hacia la república catalana y la crisis sanitaria están más ligados que nunca", ha llegado a decir la dirigente separatista, Marta Vilalta. En cualquier caso, ERC no cierra la puerta a que el acuerdo se pueda alcanzar en el último minuto. A los separatistas no les conviene volver a apostar por una estrategia de ruptura con Sánchez y por eso admiten que las conversaciones se mantendrán hasta el mismo día de la votación.

A continuación