Delcy Rodríguez amenazó a Sánchez desde el móvil de Ábalos: "Si recibes a Guaidó no podemos avanzar"

La vicepresidenta del régimen chavista no sólo habló con Ábalos en Barajas sino que también se comunicó con Pedro Sánchez desde el mismo aeropuerto.

Libertad Digital

Delcy Rodríguez, vicepresidenta de la narcodictadura de Nicolás Maduro no sólo mantuvo una reunión con José Luis Ábalos, sino que además mantuvo desde allí una conversación con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, precisamente a través del móvil del ministro de Transportes.

La noticia la desvela ABC este jueves, que asegura que la llamada ha sido confirmada tanto por fuentes cercanas a la propia Delcy Rodríguez como las de la oposición venezolana. Según estas fuentes Ábalos, "muy nervioso y apurado por lo delicado de la situación" le pasó su propio móvil a la venezolana para que pudiese hablar con Sánchez sin intermediarios.

La conversación fue breve, pero aún así dio tiempo para tratar tres asuntos. El primero la exigencia de Delcy Rodríguez de que Sánchez no recibiese al presidente legítimo de Venezuela, Juan Guaidó. Esta exigencia se expresó en una frase que sólo puede entenderse como una poco velada amenaza: "Si recibes a Juan Guaidó no vamos a poder avanzar", además, en otro momento de la conversación le recordó que "teníamos un acuerdo".

El segundo tema que se trató en la conversación fue la presencia del opositor Leopoldo López en la residencia del embajador español en Caracas, en la que lleva refugiado desde mayo del año pasado. La vicepresidenta del narcorégimen le transmitió a Pedro Sánchez el malestar de la dictadura por este hecho.

La tercera cuestión fue la presencia de Repsol en el país caribeño y cómo mantenerla en el futuro, ya que el chavismo está preocupado por la forma en la que la empresa española está reduciendo su exposición patrimonial en el país: pasó de 456 millones en diciembre de 2018 a 351 a finales del 2019.

Esta nueva revelación supone la enésima ocasión en la que la versión de Ábalos y del Gobierno sobre los hechos es rectificada, después de que el ministro empezase por negar cualquier tipo de encuentro para después acabar admitiéndolo.

A continuación