Los separatistas retan al Tribunal Constitucional y aprueban en el Parlamento catalán "ejercer la autodeterminación"

Ciudadanos denuncia el "deterioro irreversible de la democracia en Cataluña" y el PP censura las maniobras de Torrent para intentar esquivar al TC

Pablo Planas (Barcelona)

Sesión esperpéntica en el Parlament, cámara especializada en chanchullos y apaños. Los grupos separatistas han aprobado parte de una moción de la Cup. "El Parlamento de Cataluña expresa su voluntad de ejercer de forma concreta el derecho de autodeterminación y de respetar la voluntad del pueblo catalán", asegura el texto de los antisistema aprobado por ERC y Junts per Catalunya (JxCat). El presidente de la cámara, el republicano Roger Torrent, ha propiciado la alteración del orden del día de la sesión para que esa moción fuera la primera en ser abordada por el pleno. Quería eludir así la previsible intervención del Tribunal Constitucional (TC), que ya le había instado a no dar curso a la moción.

El juego del gato y el ratón y nueva astucia de los independentistas. Si la votación se realizaba antes de la reunión del TC siempre se podría alegar que no se estaba al corriente de la última disposición del ente judicial. Los miembros de la mesa del parlamento de Ciudadanos y el PSC han subrayado que el Constitucional les ha hecho llegar hasta once avisos sobre la posibilidad de incurrir en responsabilidades penales si se tramitaban y votaban resoluciones relativas al supuesto derecho de autodeterminación.

Torrent, al dictado de la Cup y JxCat

No ha servido de nada. Torrent, empujado por la Cup y por el partido de Puigdemont, ha intentado parar el golpe con un adelanto sobre el horario previsto, detalle que le ha afeado el portavoz del PP, Alejandro Fernández, como un rasgo de falta de cuajo: "Eso no es desobedecer al Tribunal Constitucional sino un pellizco de monja, que duele pero no deja marca".

El portavoz de Ciudadanos, Ignacio Martín Blanco, ha reprochado a Torrent y los separatistas su desprecio por las leyes y por los derechos de la oposición y ha alertado del irreversible deterioro de la democracia y el parlamentarismo en Cataluña. Llueve sobre mojado.

Los diputados de Ciudadanos y del PP han abandonado el hemiciclo para no participar de la votación. La Cup se ha salido con la suya en parte. Ha conseguido arrastrar a JxCat y ERC en un nuevo desafío al Tribunal Constitucional, pero estos partidos no han votado a favor de la segunda parte de la moción, en la que tras la autodeterminación se pedía el cese del consejero de Interior, Miquel Buch, por la actuación de los Mossos en las fechas posteriores a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe de Estado.

A continuación