Santiago Abascal apela a los votantes de izquierda y derecha para que confíen en Vox, "la única opción valiente"

El partido vuelve a reunir a miles de personas en la plaza de Colón durante el cierre de campaña.

Maite Loureiro

Segundas partes nunca fueron buenas pero para Vox la repetición electoral podría ser la oportunidad de quitarse la espina que se les quedó clavada el pasado 28 de abril cuando, a pesar del buen resultado, no cumplieron las expectativas. En el ánimo de sus principales dirigentes está repetir la hazaña de las elecciones andaluzas cuando dieron la sorpresa superando todos los pronósticos.

En este ambiente de euforia contenida, el partido ha vuelto a elegir la madrileña plaza de Colón para el cierre de campaña. Un escenario que han convertido en su talismán celebrando en él la mayor parte de sus grandes mítines. Pese a las bajas temperaturas y el viento, Vox ha vuelto a reunir a miles de personas, unas 20,000 según la organización, frente al monumento al descubrimiento de América donde han desplegado la bandera gigante que encargaron para la última manifestación en defensa de la unidad de España.

El presidente del partido, Santiago Abascal, ha aprovechado su intervención para pedir el voto a derecha e izquierda con el objetivo de "crear una gran alternativa patriótica y nacional". "España merece toda nuestra ambición", ha proclamado asegurando que no "les basta" con sumar 24 diputados y tener influencia porque "salen a ganar las elecciones", ahora o en el futuro.

Sus críticas más duras las ha lanzado contra los medios de comunicación que en los últimos días han intensificado sus ataques contra el partido declarando la "alerta antifascista" que también proclamó el líder de Podemos, Pablo Iglesias, hace casi un año. "Desde el día del debate han entrado en pánico", ha asegurado arremetiendo contra quienes les han "criminalizado".

"Estad en guardia porque se van a publicar todo tipo de fake news, trampas y mentiras sobre nosotros", ha advertido señalando directamente a El País, el grupo Prisa, el PSOE o el PNV como responsables de los ataques a simpatizantes del partido, el último de ellos a la candidata al Congreso por Vizcaya, Nerea Alzola, a la que el líder de Vox ha defendido durante su discurso.

La principal novedad de su discurso han sido las referencias explícitas al líder del PP, Pablo Casado, algo poco habitual en sus intervenciones, para reprocharle su estrategia del llamado "voto útil". "Dice Casado que votar al PP es echar a Sánchez pero eso mismo nos dijeron para echar a Zapatero", ha dicho recordando que Rajoy no combatió las leyes de memoria histórica, ni las de género, ni el golpe de Estado y que subió los impuestos.

"Por eso le decimos a Casado que votar a Vox es echar a Sánchez y es echar las políticas totalitarias de la izquierda", ha defendido asegurando que al "PP le tiemblan las piernas". "Vox es la única opción valiente", ha rematado.

La emergencia nacional

Al margen de lo que el propio Santiago Abascal ha definido como "dimes y diretes" de los partidos, el presidente de Vox ha defendido la necesidad de "poner el acento en todo lo que une a millones de españoles por encima del sectarismo ideológico" para combatir la "emergencia nacional" que existe en Cataluña. "Frente a los viejos odios sólo tenemos una palabra: concordia" ha asegurado para pedir a continuación "acabar con el búnker autonómico" que ha supuesto una "ruina".

"No nos temblará el pulso para suspender la autonomía, ilegalizar a los partidos separatistas y para ordenar la detención del golpista Torra", ha dicho en plena polémica por la propuesta de Vox apoyada por PP y Cs en la Asamblea de Madrid para ilegalizar partidos separatistas y que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pretende recurrir ante el Tribunal Constitucional.

"La única emergencia del Gobierno con el permiso de la Junta Electoral Central y el Tribunal Supremo ha sido la profanadora", ha reprochado Abascal en referencia a la exhumación de Franco con la que, según ha dicho, pretenden "restaurar los odios de la guerra civil".

En el último día de campaña la Junta Electoral Central ha prohibido al partido vetar a los medios como a El País, la Ser o El Español en sus mítines después de que éstos presentaran un recurso por denegar a sus redactores el acceso a sus actos. Una decisión que ha sido recurrida por el partido.

A continuación