ERC cierra campaña en busca del sorpasso a Ciudadanos

Los de Junqueras miran a Cataluña, Puigdemont teme perder su posición y la CUP augura hasta 3 escaños.

Esmeralda Ruiz

A diferencia del 28 de abril, en estas elecciones generales son tres los partidos independentistas los que concurren a las urnas: ERC, JxCAT y la CUP y del resultado de los comicios de este domingo dependerá la maniobra de ERC, el partido del condenado por sedición, Oriol Junqueras, de forzar a su socio de Gobierno en la Generalidad, al presidente autonómico, Quim Torra, a un adelanto electoral en Cataluña con ayuda de la CUP. Los de Junqueras confían en que la 'radicalización' de su discurso en estas últimas semanas evite restarles votos en favor de la CUP a quienes ahora ven como aliados contra los de Puigdemont.

El objetivo para ERC es alcanzar los 17-18 escaños -15 tienen actualmente- porque les serviría para consolidar su posición de liderazgo como fuerza independentista en el Congreso de los Diputados por encima de las siglas del fugado, Carles Puigdemont. Solo superando el número de escaños estarían legitimados para poner en marcha la "vía Aragonès" antes de esperar a la decisión del TSJC sobre el presidente Quim Torra que tendrá que sentarse en el banquillo por desobediencia en una semana.

Con las encuestas en contra de los Puigdemont, el partido de Albert Rivera, se ha convertido ahora en el rival a batir para ERC. "Cataluña puede ser la tumba política del ultranacionalismo de Ciudadanos", ha dicho Pere Aragonès, sucesor de Junqueras, en el acto de cierre de campaña donde ha pedido "más diputados en Cataluña que Ciudadanos en todo el Estado". "Qué bonico sería ganar a las mentiras de Arrimadas y Rivera este 10 de noviembre", ha dicho después, el número uno de la lista por Barcelona, Gabriel Rufián.

El objetivo, por tanto, conseguir el sorpasso a Ciudadanos, al menos rozarlo, en el Congreso y con la doble lectura que ésto supondría de cara a una nueva cita electoral en Cataluña ante la que buscaría la complicidad del PSC, este viernes, sospechosamente ausente, en las críticas.

Temor entre los Puigdemont ante la CUP

Con el fugado bastante alejado de esta campaña, más pendiente ahora de preparar la vista ante la justicia belga del próximo 16 de diciembre, la marca de JxCAT teme perder los 7 asientos en el Congreso conseguidos en las pasadas elecciones del 28 de abril convencidos de que las críticas en la calle, principalmente de los violentos, a la gestión del consejero de interior, el convergente, Miquel Buch, les pasará factura. De ahí que le hayan mantenido escondido durante toda la campaña.

Conservar esos 7 escaños para ellos sería todo un éxito pero la irrupción de la CUP en estas generales hace temer a los de Puigdemont que los radicales puedan incluso superarles en número de diputados. No solo eso, también que puedan unirse a las intenciones de ERC de provocar la salida inminente de Torra de la Generalidad. Los radicales esperan poder entrar en la Cámara Baja -de la que se burlaban esta semana- con al menos 3 diputados.

Ante el temor de este trágico escenario para los de Puigdemont, su cabeza de lista por Barcelona, y actual portavoz en el Congreso, Laura Borràs, ha vuelto a lanzar esta noche un nuevo mensaje de unidad a la desesperada para que ERC y la CUP atiendan a sus peticiones de formar un grupo único independentista en el Congreso. "ERC nos ha vuelto a decir que no. Es una oportunidad perdida", pues cree Borràs que sería lo más "contraproducente" para el Estado. Los radicales también se han opuesto.

También el fugado ha sido especialmente crítico con ERC y los radicales en su intervención desde Waterloo por skype. "Nosotros no haremos performances inútiles, ni brindis al sol, ni blanquearemos a nadie", ha dicho Puigdemont que ha lamentado que los de Junqueras y la CUP rechacen concurrir en un grupo único: "Hay gente que cree que desde la división se pueden hacer cosas", ha dicho en un mensaje directo a sus socios de ERC.

A continuación