Marcela Topor, esposa de Puigdemont, seguirá cobrando 6.000 euros al mes de la Diputación de Barcelona

El ente provincial que ahora preside el PSC renueva el magazine en inglés de Marcela Topor que se emite en la red de televisiones locales.

Pablo Planas (Barcelona)

Los recortes en gastos de comunicación de la Diputación de Barcelona no afectan a Marcela Topor, esposa del expresidente catalán Carles Puigdemont. La Diputación de Barcelona, presidida tras las últimas municipales por la alcaldesa socialista de Hospitalet Núria Marín gracias a un pacto con Junts per Catalunya (JxCat), ha decidido renovar el contrato con Topor para la emisión de un programa de televisión semanal por el que la actriz y periodista percibe seis mil euros mensuales.

Las televisiones locales dependientes de la Diputación de Barcelona, aglutinadas en un organismo denominado Xarxa (red) Audiovisual Local (Xal), emitirán a partir de mañana la nueva temporada de The Weekly Mag, un programa de entrevistas y entretenimiento realizado en inglés y que conduce Topor.

A pesar del vuelco político en la presidencia de la Diputación barcelonesa, que ha pasado de la posconvergente Mercé Conesa a la socialista Núria Marín, el pacto entre socialistas y separatistas ha propiciado según Ciudadanos la renovación del contrato de Topor, que mantiene los términos del suscrito el año pasado, esto es 6.000 euros más IVA por la "gestión, realización, control de contenidos, dirección y presentación" de dicho programa mientras que la Xal "se compromete a facilitar todos los medios materiales y humanos, maquinaria, instrumentos, instalaciones y cualquier elemento personal y material que sea necesario para la realización del programa".

De este modo, los seis mil euros son libres de polvo y paja mientras que los costes y el personal del espacio corren a cuenta de la Xal. El programa consiste en una serie de entrevistas y debates en inglés con un grupo de colaboradores habituales connotados por su apoyo a las tesis separatistas. El hecho de que se lleve a cabo en inglés contra las estrictas disposiciones lingüísticas a favor del catalán y en contra del español de la Diputación de Barcelona, similares a las de la Generalidad, se pretende justificar porque el espacio es ofrecido a las escuelas como "material didáctico" para el aprendizaje de dicho idioma.

A continuación