El millonario Roures y Toni Soler apuestan por un pacto Maragall-Colau

Las izquierdas barcelonesas abogan por un gobierno separatista con Maragall y Colau o por un gobierno separatista de Colau y Maragall ampliado al PSC.

Pablo Planas (Barcelona)

Guerra de manifiestos en Barcelona a favor de un gobierno separatista podemita o de un gobierno separatista podemita ampliado al PSC. El independentismo de izquierdas y las izquierdas soberanistas se debaten entre dos fórmulas para el gobierno de la capital catalana. Maragall con el apoyo de Colau o Colau con el apoyo de Maragall y el PSC.

El millonario Jaume Roures; Toni Soler, otro de los productores privilegiados por TV3; el exdiputado de la CUP David Fernández, llamado el "embajador" de Otegi en Cataluña, o el exdiputado en Madrid de ERC Joan Tardà son partidarios de un pacto restringido a republicanos y comunes con Ernest Maragall como alcalde y así lo hacen saber a través del texto titulado "Barcelona capital de los derechos sociales y las libertades".

Según los firmantes, se trataría de un "gobierno inédito en la política catalana porque uniría por primera vez un partido independentista con otro confederalista con el objetivo de liderar la ciudad para garantizar los derechos sociales de la ciudadanía como la vivienda, el trabajo con salarios dignos, la educación, la cultura, la movilidad, la lucha contra el choque climático y la contaminación, el feminismos, los derechos LGTBI y los cuidados, y los bienes comunes y la coproducción social de políticas públicas".

Sin mención a la república

El manifiesto no alude a las intenciones de ERC de poner Barcelona al servicio de la consecución de la república catalana para facilitar el acuerdo con el sector menos soberanista de la formación que lidera Colau.

Desde el entorno de la por el momento alcaldesa parte otro manifiesto, el que aboga por la reedición de un tripartito clásico con la suma de comunes, socialistas y republicanos. Avalan esa opción académicos, artistas y periodistas como Javier Pérez Royo, Àlex Rigola, Guillem Martínez, Rosa Regàs y Vicenc Navarro. Su texto apela a la unidad de las fuerzas de izquierda por encima de sus discrepancias en la cuestión catalana.

Ese gobierno local presidido por Colau con el apoyo de ERC y el PSC tendría como objetivo "contribuir desde Barcelona capital de Cataluña y segunda ciudad del estado (sic) a buscar una salida dialogada y acordada a la cuestión nacional catalana, huyendo de la judicialización de la política y dejando atrás la dinámica estéril de los frentes políticos contrapuestos y polarizados".

"Tercera vía"

Algunos periodistas como Jordi Évole y Milagros Pérez Oliva se han manifestado en La Vanguardia y El País favorables al acuerdo entre Colau y los socialistas con el apoyo sin condiciones de Manuel Valls y los dos concejales de su grupo que no dependen de Ciudadanos, el exministro socialista Celestino Corbacho y la exdirigente de Unió Eva Parera. Esa fórmula, que también es la preferida por las instituciones económicas y los foros empresariales no cuenta de momento con ningún manifiesto de pública adhesión. Quedan fuera de toda combinación los grupos de Junts per Catalunya (JxCat), con cinco ediles, y el PP, que logró 2.

A continuación