El gran CIS electoral de Tezanos dice que PSOE y Podemos tendrán más votos que el centro derecha

Tezanos logra volver a sorprender a todos: la victoria del PSOE es total y se traslada ya a una izquierda que estaría por delante del centro derecha.

C.Jordá

La gran encuesta electoral del Centro de Investigaciones Sociológicas de Tezanos coloca, como cabría esperar, al PSOE muy por delante, pero probablemente el dato más destacable es que la suma de los socialistas y Podemos daría no sólo muchos más escaños que la de los tres partidos del centro derecha, sino también incluso más votos: la izquierda alcanzaría un 43,1% mientras que PP, Ciudadanos y Vox sólo llegan al 42,8% en las próximas elecciones generales del 28 de abril.

El estudio, que vuelve a hacer proyección de votos y, además, asigna escaños –si bien lo hace con unas horquillas amplísimas–, deja al centro derecha muy lejos de la mayoría: tendrían 166 escaños en el mejor de los casos. El PSOE y Podemos, por su parte, podrían tener hasta 179 diputados en el mejor de sus resultados.

El barómetro no sólo hace la estimación de voto que se negaba a hacer en las anteriores entregas, sino que también asigna escaños por provincias. En los totales el PSOE obtendría una victoria rotunda: supera por dos décimas el 30% de votos y podría llegar a conseguir hasta 138 diputados, aunque en la parte más baja de la horquilla se queda en sólo 123, que aún así son casi 40 más de los 84 actuales.

Para el PP el panorama que describe Tezanos es demoledor: con un 17,2% de voto tendría un grupo parlamentario que sería prácticamente la mitad del socialista: entre 66 y 76 escaños.

El tercer puesto sería para un Ciudadanos que se quedaría muy lejos de las expectativas: tendría un 13,6% del voto -sólo cuatro décimas más que en 2016- si bien esa leve mejora y, sobre todo, el descalabro de Podemos, les harían mejorar en escaños respecto a sus 32 actuales: estarían en un mínimo de 42 pero podrían llegar a 51.

Podemos, por su parte, sufriría un durísimo castigo: se queda en un 12,9% y en el mejor de los casos tendría 41 diputados, pero podrían incluso caer a 33. Un panorama que todavía podría ser peor si Vox lograse superar a los de Iglesias, un panorama nada descabellado ya que los de Abascal están en el 11,9% y entrarían en el Congreso con un grupo parlamentario de entre 29 y 37 diputados.

Particularmente llamativo resulta el resultado que según el sondeo obtendría ERC: los separatistas arrasarían en Cataluña y con un 4,5% del total nacional de votos podrían obtener hasta 18 escaños. Por el contrario, Junts per Catalunya se podría dejar hasta la mitad de los ocho diputados que tiene actualmente y, como mucho, llegaría a 5.

También obtendría un excelente resultado EH Bildu, que podría llegar a tener 5 escaños y se quedaría con un mínimo de 3; mientras, el PNV también mejoraría: tiene 5 diputados ahora y subiría a 6. Otro dato importante es que el PACMA podría tener hasta dos escaños.

Distintas opciones para Sánchez

Según las amplísimas horquillas que otorga el sondeo, el PSOE tendría varias opciones para gobernar: en primer lugar un pacto sólo con Podemos que sería suficiente en buena parte de las estimaciones: entre ambos lograrían como mínimo 157 diputados –incluyendo uno de Compromís– pero podrían llegar a nada más y nada menos que 180 escaños.

En cualquier caso, en la mitad de la horquilla podría llegar a ser suficiente el apoyo de los seis diputados del PNV y, desde luego, de contar con el apoyo de ERC la investidura del socialista estaría poco menos que garantizada.

Otra posibilidad que se abre, y que ya han apuntado otros sondeos, es un gobierno entre PSOE y Ciudadanos: en la parte baja de sus respectivos resultados se quedan a una decena de diputados de la mayoría absoluta, pero ya en la mitad de las horquillas lograrían una ajustada mayoría que vuelve a ser holgadísima en el caso de la banda alta en la que se acercarían a los 190 escaños.

La encuesta ha contado con una enorme muestra de algo más de 16.000 entrevistas, sin embargo casi un 10% de los encuestados aseguraba que no iba a votar y un 41% de los restantes que no tenía el voto decidido, por lo que la desde cierto punto de vista la muestra se reduce casi a la mitad. El trabajo de campo se relizó entre el uno y el 18 de marzo.

A continuación