Juan Marín añora su amistad con Susana Díaz: "Ha decidido romper esa relación y no lo entiendo"

Tras perder el gobierno de la Junta, Susana Díaz no ha vuelto a hablar a Marín, algo que el vicepresidente andaluz dice que no entiende.

Pedro de Tena

Son los dos "segundos" de Juan Manuel Moreno en la Junta, pero el primero, su casi homónimo Juanma Rín, ocupa una superconsejería que controla áreas esenciales de la Junta de Andalucía, entre ellas la de la regeneración que aún persiste inédita. El otro, Elías, en Zarrías se le deforma ya, Bendodo, ocupa el puesto del duro e implacable. O sea, que a Moreno sólo le queda ocupar el papel del "bueno" entre el feo, ya saben quién, y el malo con mando creciente.

En entrevista con Europa Press, Juan Marín, líder de Ciudadanos en Andalucía y vicecasitodo de Juan Manuel Moreno en la Junta de Andalucía por imposición poselectoral, ha dicho echar de menos la amistad de Susana Díaz, a la que abandonó y obligó a convocar elecciones anticipadas el pasado 2 de diciembre. Tras perderlas y perder el gobierno de la Junta, Susana Díaz no ha vuelto a hablarle, algo que Marín dice que no entiende.

En sus palabras, a Marín le gustaría "recuperar la amistad" con quien se alió y a quién dejó tirada y confiesa que apenas ha hablado con ella tras la derrota de la trianera. Es más: se duele de que la expresidenta socialista no quiera saber nada de él: "Con Susana Díaz he mantenido una relación cordial, normal, hasta que ha llegado un momento en el que ha decidido romper esa relación y no lo entiendo, y lo lamento".

Dice esto quien hace tan solo tres días, en el Parlamento andaluz, lanzó como un sicario a su servidor del clan de la Manzanilla, Sergio Romero, que describió al régimen del PSOE con el que colaboraron durante más de tres años y a quien pidieron el voto para investir al mismo Juan Marín tras las elecciones, como el completo de los pecados capitales de la políticas, subrayando el pecado de la lujuria por los dineros de las tarjetas black de la FAFFE en conocidos puticlubs.

Respecto a las elecciones del próximo 28 de abril, Marín ya ha comenzado a reconocer que los buenos resultados no van a ser posibles porque la campaña electoral comienza el Domingo de Ramos y ser muy difícil movilizar al electorado. Lo peor, añade, es que el efecto de las elecciones generales seguirá incidiendo en las municipales y autonómicas del 26 de mayo. O sea, buenas perspectivas no anuncia.

Por si fuera poco, Marín que los responsables de la campaña electoral designados por la Ejecutiva del partido "respetarán esa fecha, no solamente por las creencias religiosas, sino también porque la gente está de vacaciones y es muy difícil movilizar y celebrar actos políticos en esa fecha". "A mí, personalmente, me gustaría que me dejaran disfrutar de mi Semana Santa", aseguró.

Dado que Ciudadanos ha cerrado la puerta al PSOE y a Pedro Sánchez en toda España, Marín cree que tendrán que buscarse pactos en la línea de los que se han negociado en Andalucía, donde no se menciona a Vox, que ya ha salvado al nuevo gobierno en alguna votación. Pero señala que a nivel municipal y autonómicos las circunstancias son diferentes y los pactos deben ser los que convengan a la estabilidad municipal, no los que parezcan derivarse de los "resultados de las nacionales ni de las autonómicas".

La novedad es que el crecimiento de Ciudadanos les permite presentarse ahora en 400 municipios, la mitad de los andaluces, mientras que hace cuatro años sólo pudieron hacerlo en 114. Y asegura que habrá primarias, algo que ya se verá porque tendrán que celebrarse en el tráfago de una precampaña electoral.

'Zarrías' Bendodo, en el punto de mira

En el PP de toda la vida, la figura del sefardita Elías Bendodo es la del boquerón (así se conoce a los malagueños políticos) sin horizontes porque nunca salió de Málaga, aunque ha sido concejal y presidente de la Diputación gracias al desembarco digital de su amigo Moreno en Andalucía por dedazo de Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría a la que sigue siendo fiel.

Pero tras su entronización poderosa y evidente en el palacio de san Telmo, los del PP andaluz de antes ven en Zarrías Bendodo uno de los flancos principales abiertos del presidente Moreno. Aunque en el resto de Andalucía no se conoce bien a este personaje, los malagueños conocen la perfección qué es lo que ha hecho en los últimos años y hay quienes se empeñan en recopilar sus hazañas para futuras publicaciones.

De momento, el primer aviso se lo ha dado Diario de Sevilla que en un inquietante perfil ha dicho algunas cosas de interés del portavoz y mano derecha de Moreno. Por ejemplo, que es hombre que tiene colocada a media Málaga en los despachos de la Junta. Y añade: "Están los 100.000 hijos de San Luis y luego los cientos de malagueños colocado por este (San) Elías, un santo sin cofradía que ya tiene seguidores no por un tubo, sino por un espeto. Elías ha ido colocando a los suyos como las sardinas en la caña para ir formando el espetito, al rico espetito. Ñam, ñam".

Cree el grupo Joly que Bendodo ha sido capaz de colarle un gol al astuto Juan Marín logrando ser portavoz del gobierno de la Junta además de ser portavoz del PP. Y añade: "De narcicismo anda mejor despachado que un euro de calentitos en papelón de la Puerta de la Carne." Algo que se ha exacerbado porque en un pispás pasó de estar desahuciado tras el hundimiento de la Santamaría, como Moreno, a resucitar con la ayuda de Vox y el batacazo de Susana Díaz.

Su mentor de origen fue, cómo no, Javier Arenas, pero ahora su referente es Moreno, al que ayuda a ejecutar sin piedad cuando llega la hora, que ahora son las venticuatro del día. Dicen que quería ser alcalde de Málaga pero que no ha podido con la estatura política e intelectual de Francisco de la Torre, que ha llenado de cultura y museos la capital de la Costa del Sol.

Dicen de él que es desconfiado, que no olvida fácilmente por lo que los alcaldes del PP que no fueron fieles a sus dictados tienen que hacérselo mirar y que nadie sabe por qué, pero así es, tiene incrustado en la dentadura ese "colmillito" que se afiló en Nuevas Generaciones de Andalucía que presidió Moreno y que caracteriza a esta nueva hornada popular del Sur.

Además de alguna prensa, el PSOE de Málaga lo considera el "jefe de la mafia" de Málaga. Así, sin anestesia. Desde 2017 lo ha denunciado por corruptelas múltiples que hasta ahora no han fraguado. Le acusan de contratismo a dedo, de clientelismo, de chanchullos en Mijas junto a su hombre Ángel Nozal, presidente del PP local y de otras cosas como sobregastos de hoteles y puestos en eventos internacionales dependientes de la Diputación Malagueña.

Al parecer, además de la gran tela de araña tejida por el PSOE hay otras telas de araña que se han tejido desde la oposición. Claro que, por ahora, los únicos medios que atacan con fiereza a Bendodo son los medios de una izquierda especialista en telas de araña de tamaño monstruoso. De todos modos, la verdad es la verdad. Pero Bendodo es ahora visible para todo el mundo. Es lo que tiene subir mucho: que las caídas son espectaculares.

A continuación