Puigdemont se cachondea del viaje de Arrimadas a Waterloo

La líder de Cs en Cataluña se desplazará hasta su lujosa mansión para decirle que "es un fugado de la justicia".

Esmeralda Ruiz

El día después de comunicar públicamente en un acto en Madrid, su salto a la política nacional, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas viajará hasta Bélgica, en concreto hasta la mansión del fugado Carles Puigdemont en Waterloo para "recordarle que la República no existe y que no es presidente de nada, simplemente un fugado de la justicia". Una visita sorpresa para Puigdemont que se ha acabado convirtiendo en motivo de mofa para los propios independentistas.

"Mira que es raro hacerse 1.300 km para ir a un sitio a decir que no existe", ha bromeado Puigdemont en las redes sociales donde, además, ha aprovechado la oportunidad para ofrecerle un cara a cara que, minutos después, ha rechazado la propia Arrimadas. "Entonces ¿cómo me quiere decir que soy un fugado? ¿Por megafonía, telepatía?" se ha preguntado Puigdemont para el que éste viaje es la mejor forma de darle legitimidad y reconocer su papel "en el exilio". "Si viene a preparar un montaje que se lo haga ella sola, pero en cualquier caso es bueno que venga a reconocer el valor de la Casa de la República".

"Hagámoslo sencillo: hablemos como dos personas que representan a ciudadanos de Cataluña y que tenemos opiniones diferentes", le ha dicho Puigdemont a Arrimadas. Oferta que también han respaldado los suyos como el presidente de la cámara catalana, Roger Torrent, que le ha pedido "que llame a la puerta". Arrimadas, que viaja junto a sus compañeros de partido, Carlos Carrizosa y Lorena Roldán, ofrecerá una atención a los medios frente a la casa del expresidente catalán que no se descarta que pueda salir a la calle a recibir a la líder de Ciudadanos en Cataluña.

A continuación