El separatismo obliga a la selección femenina de waterpolo israelí a jugar a puerta cerrada

El partido de Waterpolo entre Israel y España se tenía que haber disputado primero en Molins de Rei y luego en Barcelona, pero acabó en Sant Cugat.

Pablo Planas (Barcelona)

El equipo femenino de waterpolo de Israel ha tenido que disputar un partido contra la selección española a puerta cerrada en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat tras una campaña de hostigamiento de los grupos separatistas y antisemitas.

Tanto el Ayuntamiento de Barcelona como la Generalidad han aceptado las presiones iniciadas por la CUP para boicotear a la selección femenina de Waterpolo de Israel, que ha tenido que disputar el partido concertado con la selección española en Cataluña en unas condiciones indignantes.

El partido, correspondiente a la Liga Mundial femenina de Waterpolo, se tenía que haber disputado primero en Molins de Rei, pero la presión separatista, que amenazaba con concentraciones, precipitó el cambio de localización este lunes por la tarde, pasando a disputarse en Barcelona, pero la CUP también logró que el Ayuntamiento de Colau desestimara acogerlo en las Piscinas Sant Jordi del Ensanche de Barcelona. La solución de emergencia ha sido la de trasladarlo a la piscina del CAR de Sant Cugat, donde se ha celebrado a puerta cerrada con resultado favorable al combinado español por 11 a 5.

Dadas las amenazas separatistas de la concejala cupera Eulàlia Reguant, la Federación Española de Natación, a propuesta de la catalana, decidió trasladar el partido al recinto de alto rendimiento, partido clandestino a puerta cerrada para evitar las acciones de boicot alentadas por la CUP.

Partido en la clandestinidad

Representantes de la comunidad judía en Cataluña han denunciado los hechos y acusan a los separatistas y a la alcaldesa de Barcelona de "racistas y antisemitas". Recuerdan que la selección israelí jugó la semana pasada en Abu Dhabi sin problemas. Fuentes federativas aseguran que el pasado verano hubo varios partidos de Israel en Cataluña sin que se registraran incidentes.

No ha sido el caso esta vez. La ministra de Cultura y Deporte de Israel, Miri Reguev, ha pedido explicaciones al titular de Cultura español, José Guirao. En una misiva alertaba a su homólogo del boicot a su selección en Molins de Rei y le instaba a garantizar la celebración del partido en dicha localidad en atención al "reglamento olímpico internacional". Vano requerimiento. El partido se ha tenido que disputar en unas condiciones lamentables. Razones de seguridad avaladas por los Mossos d'Esquadra han llevado el encuentro a un recinto con el acceso de público restringido.

A continuación