Casado, a Sánchez: "O se está con la Constitución y el Rey, o se está con Puigdemont"

Reivindica la "herencia" del 155 de Rajoy, que estaba en Sevilla pero no acudió al acto del PP, y pide controlar de nuevo el Gobierno catalán.

P. Montesinos

Un año después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, Pablo Casado reiteró que existen motivos para volver a tomar el control de la Generalidad de Cataluña. "O se está con la Constitución, o se está con los independentistas; o se está con el Rey, o se está con Puigdemont", afirmó en la cumbre de parlamentarios del PP que se celebra en Sevilla, dirigiéndose directamente al PSOE. "Que se aclaren ya", les instó, para a renglón seguido solicitar elecciones anticipadas antes de que "se haga demasiado daño" a la Constitución.

Con Manfred Weber, el presidente del PP europeo que será candidato a presidir la Comisión a su lado, Casado reivindicó la actuación de Mariano Rajoy –al que calificó de "gran presidente"– para frenar el golpe separatista, y culpó a Ciudadanos y PSOE de que el 155 fuera breve y no incluyera la intervención de TV3 o cambios más drásticos en la policía autonómica durante su aplicación. "Aznar paró el plan Ibarretxe y Rajoy el plan Puigdemont. Si no fuera por el PP, España hoy no sería la misma", proclamó, también con muchos de los barones regionales de la formación en la Interparlamentaria popular.

El que no asistió al acto fue Rajoy, que el viernes por la noche estuvo en Sevilla inaugurando un hotel, según confirmaron fuentes del PP. El expresidente no se ve con Casado desde finales del mes de agosto, pero sí se ha reunido en las últimas semanas con Soraya Sáenz de Santamaría y otros cargos vinculados a su etapa en el Gobierno.

Siguiendo con el relato de Casado, el desafío rupturista continúa en Cataluña."¿Qué más tiene que pasar para que se aplique la ley?", se preguntó el líder de la oposición, para defender su "legitimidad" para exigir un nuevo 155 más largo y contundente. Así, se revolvió ante "la creación de estructuras de Estado, la manipulación informativa y la propaganda de los independentistas en el exterior", y también ante la violencia en las calles o la incertidumbre económica.

Y, en vez de actuar, criticó que el Gobierno no pare de hacer guiños a los separatistas. "El PSOE se ha convertido en el caballo de Troya de los independentistas en la presidencia del Gobierno", volvió a denunciar, tras las presiones al Tribunal Supremo denunciadas por los propios magistrados. "Sánchez no rompe con el PP, rompe con la Constitución. Si quiere romper relaciones con algún partido, que rompa con el de Puigdemont y con el de Otegi", reclamó Casado, que también censuró la reprobación de Felipe VI, en esta ocasión en el ayuntamiento de la ciudad condal.

Por la situación en Cataluña, pero también por la política económica del Ejecutivo -que también criticó Weber-, el líder de la oposición volvió a solicitar un adelanto electoral. "Convoquen ya, esto no hay quien lo aguante", dijo, recibiendo la ovación de los suyos. "Si el CIS le da tan buen resultado, que convoquen elecciones mañana mismo", insistió Casado, que dejó claro que, en caso de ganar, dará orden de activar el artículo 155 de la Constitución en su primer Consejo de Ministros.

A continuación