Los podemitas auxilian al separatismo y reprueban al Rey en el 'Parlament'

Aprueban una propuesta de resolución con JxCat y ERC para abolir la monarquía tras haber votado en contra dos días antes.

Pablo Planas (Barcelona)

Catalunya en Comú-Podem, la marca podemita en Cataluña, ha presentado este jueves una propuesta de resolución en el Parlament en la que censura y reprueba el discurso del Rey Felipe VI del 3 de octubre del año pasado y se exige la abolición de la monarquía por "caduca y antidemocrática".

Además, se afirma que Felipe VI "justificó la violencia de los cuerpos policiales". Tan sólo dos días antes, el grupo parlamentario de Podemos votó en contra de una resolución similar preparada por el grupo de Puigdemont y que supuso la primera derrota parlamentaria de la disuelta mayoría separatista.

Con los votos de Ciudadanos, PSC, Podemos y PP, la cámara catalana negó el martes el derecho de autodeterminación y tumbó la reprobación del Rey, lo que supuso un varapalo para las formaciones separatistas dispuestas a imponer en la cámara toda clase de solemnes pronunciamientos. Ante las críticas desde sus propias filas por su falta de reflejos republicanos, los podemitas catalanes alegaron que en la resolución de los neoconvergentes de Puigdemont también se hablaba de "culminar la independencia de Cataluña". Se comprometieron a enmendar su error tras los titulares que acentuaban el concurso de Podem en el inesperado apoyo del Parlament a la Corona.

El Rey, cabeza abajo

Una de las portavoces del grupo, Elisenda Alemany, se ha congratulado en su cuenta de Twitter porque "el Parlament es la primera cámara del Estado que pide la abolición de la monarquía". Una foto del Rey cabeza abajo ilustra el trino.

Avui el Parlament de Catalunya esdevé la primera cambra de l'Estat que demana l'abolició de la monarquia. pic.twitter.com/XtfJ2N1ayP

— Elisenda Alamany (@Elisendalamany) 11 de octubre de 2018

Ayunos de dirección tras la retirada de Xavier Domènech, harto de las intromisiones de Ada Colau y su marido, Adrià Alemany, los "comunes" han dado palos de ciego durante las sesiones del debate de política general para finalmente alinearse con los separatistas. Se han ofrecido al Govern para pactar los presupuestos autonómicos y aspiran a muleta separatista en lo que quede de legislatura.

No obstante, los podemitas han votado con lo que llaman el "tripartito del 155" para reprobar también a la expresidenta de la cámara Núria de Gispert, obsesionada con echar de Cataluña a la líder de la oposición, Inés Arrimadas. De este modo, tanto el Rey como una activa partidaria del separatismo han sido reprobados por una cámara que hace aguas en medio de una cada vez más intensa guerra interna separatista.

En ese escenario de confrontación entre los partidarios de Puigdemont y los de Junqueras, emerge "Podem" como una garantía de estabilidad parlamentaria. La única discrepancia de los podemitas con los separatistas es su negativa a aceptar la vía unilateral. Preconizan un referéndum pactado y no ponerse plazos para conseguirlo.

El conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Ernest Maragall, será el candidato de ERC en las municipales de Barcelona del próximo año al haber sido el único precandidato en conseguir los avales necesarios --un 10% de la militancia-- para presentarse a las primarias de la formación.

El conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Ernest Maragall, será el candidato de ERC en las municipales de Barcelona del próximo año al haber sido el único precandidato en conseguir los avales necesarios --un 10% de la militancia-- para presentarse a las primarias de la formación.

Sánchez anuncia medidas legales

Pedro Sánchez ha calificado como "inadmisible" la resolución y ha avisado de que el Gobierno adoptará medidas para la defensa de la legalidad.

En un mensaje en Twitter del que se hace eco Efe se ha referido a la resolución de los Comunes aprobada por el Parlament con la que se rechaza y condena el posicionamiento del Rey en el "conflicto catalán", así como su "justificación de la violencia" policial el 1-O, y aboga por la abolición de la institución monárquica, que califica de "caduca y antidemocrática.

A continuación