El alto cargo de la Junta que gastó 32.000 euros en prostíbulos dice que se confundía de tarjeta

Fernando Villén se niega a desvelar el nombre de sus compañeros de juerga en los puticlubs y asegura que era parte de su "actividad comercial".

Pedro de Tena

El exdirector general de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (FAFFE) Fernando Villén ha declarado este jueves como investigado ante la juez de Instrucción número 6 de Sevilla, María Núñez Bolaños, que está muy arrepentido y que los hechos que ocurrieron mediante el pago con las tarjetas son "indecorosos e impresentables".

Se esperaba mucho de esta declaración habida cuenta del momento electoral que se vive en Andalucía y porque ha sido la propia Junta la que, con el PP, ha solicitado que el investigado Villén compareciera ante la juez. Además, parecía, por las declaraciones del propio exdirector generla que su desencuentro con la Junta era más que intenso y se podría asistir a una sorpresa preelectoral.

Pero no ha sido así. Su declaración tenía como centro de gravedad el uso de tarjetas, sustentadas en fondos públicos de la Junta destinados a la entidad, en prostíbulos. Villén, sin embargo, ha relacionado los pagos en los clubs de alterne por importe de cerca de 32.000 euros con la actividad "comercial" que realizaba allegando fondos privados para la Fundación.

Ha contradicho a la UCO, que llegó a contar seis tarjetas de crédito a su nombre, afirmando que sólo tenía una tarjeta de representación reconocida en la empresa, esto es, que no era "black". Además, dijo que devolvió de su bolsillo el dinero que se había gastado en diferentes prostíbulos de Cádiz, Sevilla y Córdoba, al confundirse de tarjeta.

Su abogado, Pablo Ollero, ha explicado a los medios y así lo recoge Europa Pres, que Villén acudió a los prostíbulos diez veces en ocho años en el cargo y siempre en el marco de su actividad comercial que le exigía el Patronato de la Faffe, que esperaba contar con dinero privado. Según él, fueron 40 los millones que logró ingresar en la Fundación procedentes del sector privado.

No traiciona a sus compañeros de juerga

Villén se ha negado a contestar la pregunta del fiscal sobre quiénes le acompañaron en las juergas. Sin embargo, los ha calificado de "amigos y conocidos". Con estas respuestas, la Junta de Andalucía, que exigió su comparecencia en calidad de acusación, tiene pocos mimbres para conjurar el escándalo.

Además de Villén, la juez Bolaños había llamado a otros excargos y empleados de la FAFFE, uno de ellos el ex alcalde de Lebrija, Antonio Torres, que cobró de la entidad sin ir siquiera al puesto de trabajo, pero no ha trascendido nada de su declaración.

Recuérdese que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil señaló en su último atestado, conocido recientemente gracias al PP, la existencia de hasta ocho tarjetas bancarias de la extinta fundación, con las que se habrían gastado un total de 31.969 euros en "doce juergas" en clubs de alterne de las provincias de Sevilla, Cádiz y Córdoba.

Destaca Europa Press que tres de esas ocho tarjetas se habrían utilizado para hacer 43 gastos en prostíbulos, correspondientes a doce fechas, que habrían tenido lugar en distintos momentos entre finales del 2004 y mediados del 2009. Las ocho tarjetas "estaban asociadas a tres cuentas corrientes con un saldo de 828 millones, y se habrían gastado unos 80.000 euros de dinero público" con su uso.

Concretamente, además de los 31.969 euros en clubs de alterne, otros 19.000 habrían sido gastos en peajes, unos 22.000 en restaurantes, 1.800 en hoteles y otros 4.300 en gastos sin justificar.

De las ocho tarjetas mencionadas por la UCO, seis estaban en poder del que fuera director de la Faffe, Fernando Villén, y otras dos en manos de su hermano, Manuel Villén, que lo ha negado, y que sería quien las habría utilizado en gastos de peaje por un importe total de 8.109 euros.

Tres de las seis tarjetas del exdirector fueron las que se utilizaron en clubs de alterne, en lo que la Guardia Civil apunta al "mayor importe financiado con las tarjetas asociadas a las cuentas de Faffe", un total de 31.969 euros.

En este importe estaría incluido el presunto pago de 14.737 euros en el club Don Ángelo de Sevilla por parte de Villén, que ha dado pie a la creación de una comisión de investigación en el Parlamento, anulada por las elecciones anticipadas por Susana Díaz. Se desconoce el destino de los otros 23.000 euros revelados en sede parlamentaria por el consejero de Empleo, Javier Carnero.

La UCO ha subrayado en su último atestado que en la Faffe se intentaron "maquillar" las cuentas "para ocultar" estos gastos. "Se maquillaron los libros contables" para explicar que en las devoluciones conocidas "no aparecen ingresos" por esos importes, mientras que la UCO ve "indicios claros de que se han falseado los apuntes contables".

A continuación