Se cumplen 12 años de la profecía de Zapatero sobre Cataluña

Pocos análisis han sido tan premonitorios y a la vez han recibido tantas burlas como la ruptura de España que suponía el Estatuto de Cataluña.

Luis F. Quintero

Cuando allá por 2006 comunicadores como Federico Jiménez Losantos denunciaban desde Libertad Digital la liquidación del Estado a manos del Estatuto Catalán aprobado por Zapatero con la ayuda del grupo Prisa, fueron muchos los que pusieron en solfa al hoy presidente del grupo Libertad Digital, y como a él, a los medios de comunicación contrarios a la cesión de ZP a los nacionalistas.

En enero de aquel 2006 Federico Jiménez Losantos escribía en Libertad Digital un artículo titulado "la soberanía catalana acaba con la española". Y en él decía cosas tan premonitorias como:

El blindaje de competencias del Estatuto de Cataluña ante cualquier decisión que pueda tomar el Parlamento Español no sólo consagra un nivel de soberanía de esta comunidad muy superior a la soberanía española sino que la destruye por completo. El PSOE de ZP perpetra con este golpe legal, pero golpe al fin, la puñalada más artera que haya recibido nuestra nación desde la traición de Fernando VII a los patriotas de las Cortes de Cádiz. Y ésta es aún más grave, ya que aunque despóticamente el Rey Felón pensaba regir toda España; Zapatero, Rubalcaba y sus secuaces no sólo renuncian a la soberanía nacional en una parte importante de su territorio y ante uno de cada seis de sus habitantes (cerca de ocho millones tiene Cataluña por 46 millones legales el conjunto de España), sino que ponen las bases legales para la liquidación del Estado-Nación más antiguo de Europa.

(…)

Polanco y Zapatero pueden presumir de haberse cargado sin un tiro (aunque con todos los atentados terroristas del nacionalismo a cuenta) la nación más vieja de Europa. Y digo Polanco en primer lugar porque sin el apoyo, más aún, sin el guión de Polanco y Cebrián, Zapatero no se habría atrevido a dar un solo paso en esa dirección. Hubiera bastado que "El País" reclamara la vuelta de González o un nuevo liderazgo del PSOE para que la rendición de Zapatero ante el nacionalismo catalán se trocase en resistencia numantina. Si hay secesión catalana, y los tres elementos ya pactados por el PSOE y el Cuatripartito (obligatoriedad del catalán, término "nación" en el estatuto y blindaje de competencias) suponen de hecho la secesión, Polanco y Cebrián podrán decir que es obra suya. Lo es por omisión como lo es de Zapatero y el PSOE por acción. La España que conocemos va a dejar de existir. La libertad que tenemos difícilmente sobrevivirá.

La profecía de Zapatero

Curiosamente este martes 17 de abril se cumplen 12 años de la entrevista que le hizo Pedro J. Ramírez (entonces director del diario El Mundo), en el palacio de la Moncloa al presidente Zapatero. Como recordaba estos días Rosa Díez en redes sociales, en aquella entrevista Pedro J. preguntaba a Zapatero por el Estatuto de Cataluña: "¿Se sentirá responsable si dentro de 10 años Cataluña inicia un proceso de ruptura con el Estado?" Zapatero contestó: "Dentro de 10 años España será más fuerte, Cataluña estará más integrada y usted y yo lo viviremos".

Claro que, en aquella época, la izquierda hacía mofa con la cuestión y era habitual que los humoristas y presentadores de los programas de televisión de cadenas afines a Zapatero hicieran chistes con aquello de "¡España se rompe!", como hacía el humorista Quequé en un programa de variedades en 2013.

hqdefault.jpg


En 2008 en La Sexta era el actor y humorista Andreu Buenafuente quien bromeaba en una entrevista con Mariano Rajoy sobre este asunto y le preguntaba si "España se ha roto" durante su vuelo a Madrid.

hqdefault.jpg

Por aquellos años empezaban en la televisión algunos de los humoristas que han logrado hacer carrera en las televisiones de Roures, como el Follonero, que en 2008 hacía chistes sobre Federico Jiménez Losantos y el tan manido "España se rompe".

hqdefault.jpg

Ahora, 12 años después de aquella entrevista a Rodríguez Zapatero, 12 años después de aquellos artículos de Federico Jiménez Losantos, y tanto tiempo después de las mofas que la progresía mediática dedicó a estos comunicadores, el separatismo catalán no sólo ha iniciado un proceso de ruptura que dura ya años, sino que llegó a dar un golpe a la democracia que todavía hace tambalear los cimientos del Estado.

A continuación