El PP ve coyuntural el ascenso de Cs y no abrirá el debate sucesorio salvo que Rajoy quiera

Rajoy no descarta volver a presentarse y cargos del PP le animan a ello. “Ojalá, es nuestro referente". Los posibles sucesores siguen esperando.  

P. Montesinos

El Partido Popular se sigue moviendo al compás de Mariano Rajoy. No hay discusión interna sobre su liderazgo. Si quiere agotar la legislatura y volver a presentarse como candidato, hoy por hoy no hay movimiento interno que lo impida. "Los que están a la espera tendrán que esperar un poco más", resumió un miembro de la cúpula, en relación a los delfines de la formación, como son Alberto Núñez Feijóo, Cristina Cifuentes, Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal o, incluso, Pablo Casado. "Hoy el PP es marianista".

Si algo quiso dejar claro durante su entrevista en Cope, la primera en semanas a un medio de comunicación español, es que se ve con fuerzas. A sus ojos, ha afrontado el desafío separatista con tino y tiene a todo su partido detrás. "Apliqué el 155 y cesé a todo el Gobierno catalán, no fui muy timorato", subrayó, en relación a las críticas de algunos. El presidente evidenció que su distancia es total con José María Aznar, quien mostró recientemente su temor a una victoria de los independentistas del 21-D. "Considero exactamente lo contrario. Estamos mejor, porque esto ha servido para que todos los españoles sepan que el Estado se puede defender. La gente, al menos la inteligente, suele tomar nota", afirmó.

En Génova creen que, a día de hoy, la influencia de Aznar dentro del PP es cada vez menor. "Solo basta echar un vistazo a los cargos del partido que acuden a sus actos, prácticamente ninguno". Y, salvo él "y sus satélites", la dirección nacional considera que no hay contestación interna ante los pasos que está dando el presidente. Al menos, públicamente. "Veo a Rajoy con muy buena salud personal y política", declaró este martes Javier Maroto, apoyando que vuelva a presentarse a unas elecciones generales.

Pase lo que pase el 21-D, el jefe del Ejecutivo rechazó que vaya a haber un adelanto electoral a nivel nacional y reivindicó su papel durante la crisis catalana. "Yo siempre he sido partidario de que las legislaturas duren cuatro años porque eso supone transmitir normalidad, dar seguridad y que las cosas estén tranquilas", destacó. "Si está en mis manos, esta legislatura durará cuatro años", zanjó. Según su entorno, tras las catalanas, se implicará activamente en las negociaciones con el PNV para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado.

Descartadas elecciones a corto plazo, la gran pregunta que se hacen en el PP es si Rajoy optará a la reelección a pesar del acuerdo alcanzando con Ciudadanos sobre la limitación de mandatos. Cada vez que le preguntan en alguna entrevista, en el partido se ponen en alerta. "Pues le voy a decir una cosa, yo me encuentro bien", contestó entre risas este martes. "Me encuentro en un buen momento", subrayó. "Veo a Rajoy gobernando doce años. Es nuestro valor más importante", soltó Fernando Martínez-Maillo la última vez que arreció el debate sobre su continuidad.

El ascenso de Rivera

Barones y altos cargos consultados por este diario dan por descontado que se hará lo que quiera Rajoy. Y, en privado, algunos le animan a seguir. "Ojalá. Le vemos con ganas y en forma y, además, es nuestro mayor referente", en palabras de un miembro de su equipo. "Si él no abre el debate de la sucesión, no creo que nadie lo haga. Mucho tendrían que cambiar las cosas y muy mal deberían de irnos en las encuestas", según un líder autonómico. Y, según Génova, el ascenso de Ciudadanos no es un problema de momento: "Es coyuntural. Siempre les pasa lo mismo, les va mejor en las encuestas que en el voto. Esto ya nos pasó". Además, remacharon, "la mayoría de sondeos se realizaron antes de la aplicación del 155", que está "muy identificado con el jefe".

En este contexto, los posibles sucesores se resignan a esperar. "El partido está unido en esta cuestión. Rajoy tomará su decisión con el apoyo de todos", según uno de los señalados. Los cargos consultados por este diario repiten prácticamente al unísono los mismos nombres: de Feijóo a Cifuentes pasando por las enfrentadas Santamaría y Cospedal, en alza desde que se hizo con el ministerio de Defensa. "Yo no descartaría tampoco a Casado, precisamente, como un buen candidato a rivalizar con Rivera", destacó un diputado. "Alguien tendría que preguntarse porque Rivera rentabiliza el tema catalán más que Rajoy".

A continuación