La subida de Cs y PSC no es suficiente para arrebatar a Colau la llave de Cataluña

ERC sería el partido más votado el 21-D, pero la mayoría absoluta independentista pende de un hilo y todo podría pasar por los comunes de Colau.

Libertad Digital

ERC ganaría con holgura las elecciones del 21D pese a que, según la encuesta de GAD3 que publica este sábado la edición digital de La Vanguardia, Ciudadanos y el PSC experimentarían sendas subidas tanto en votos como en escaños.

Los de Junqueras, sin embargo, podrían ver como la mayoría independentista desaparece, ya que la suma de sus diputados (45 o 46) más la del PDECat (14 o 15) y la de la CUP (7 u 8) podría en el peor de los casos quedarse en 66 escaños y, sólo en la parte más alta de las horquillas, superar los 68 asientos que suponen tener el control del Parlament.

Las previsiones son, en cualquier caso, preocupantes tanto para los de Puigdemont, que se quedarían en un pírrico 10,4% de los votos –un tercio de los que obtuvo en 2012 y la cuarta parte de los que logró en 2010-; como para la CUP, que con un 6,3% se dejaría prácticamente al 25% de su electorado hace sólo dos años.

Bien Cs y PSC… aunque insuficiente

Por el contrario, las previsiones son buenas –aunque claramente insuficientes– para los constitucionalistas, especialmente para Ciudadanos que mejoraría casi tres puntos respecto de su resultado electoral para superar el 20% de los votos y obtener 27 o 28 escaños, dos o tres más de los que tiene ahora.

El PSC, por su parte, también ganaría casi dos puntos hasta obtener un 14,6% y 19 o 20 diputados en lugar de los 16 que tiene ahora. Y hasta el PP podría mejorar su resultado: de hecho, lo haría en votos aunque sólo sea por dos décimas respecto del 8,5% obtenido en 2015, pero el traslado de ese porcentaje a escaños podría servirles tanto para quedarse con los 11 actuales como para perder o ganar un representante.

Este bloque constitucionalista tendría 43,9% de los votos, mientras que el claramente independentista –ERC+PDeCAT+CUP– se quedaría con un 46% sólo dos puntos por encima y aún más lejos que ahora de la mitad de los sufragios.

La paradoja de los comunes

El resultado más paradójico es el de Catalunya en Comú: retrocederían tanto en votos –del 8,9% a un 8,3%– como en escaños –de 11 que tenían hasta ahora a 10 o incluso 9– pero de confirmarse la pérdida de la mayoría absoluta nacionalista podrían tener la llave de un Govern bien con ERC y el PDeCAT, bien con los republicanos y el PSC, un tripartito del que se habla mucho desde la convocatoria electoral.

Otro dato interesante que apunta la encuesta es que podría darse una participación de récord por encima del 80%. La encuesta, que ha contado con 1.233 entrevistas, 600 de ellas a través de internet, se realizó entre el 30 de octubre y el 3 de noviembre, es decir, sólo recoge de forma parcial el encarcelamiento de Puigdemont y los exconsejeros del Govern.

Resultado parecido en 'La Razón'

Conclusiones muy parecidas pueden extraerse del sondeo que publica este domingo La Razón, según el cual los partidos independentistas obtendrían 65 escaños y se quedarían a tres de la mayoría absoluta, en tanto que el bloque constitucionalista ganaría cinco diputados y pasaría a tener 57 representantes en el Parlamento catalán, a 11 de la mayoría absoluta.

El sondeo, realizado por NC Report, se basa en un millar de entrevistas hechas en Cataluña entre el 30 de octubre y el 3 de noviembre, después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, de la huida de Puigdemont a Bruselas y del encarcelamiento de Oriol Junqueras, y varios exconsejeros.

El partido más votado sería también ERC, por supuesto, pero con menor margen: tendría un 26,3% de los votos y 42 escaños, mientras que en el resto del campo independentista el PDeCAT viviría un descalabro para caer hasta un 10,7% y 17 escaños y la CUP también caería con fuerza perdiendo dos puntos y cuatro de los diez escaños que tiene actualmente.

El bloque independentista lograría un 43,3% de los votos, lo que le supondría ser superado por unas décimas por el bloque constitucionalista, que sube varios puntos para llegar al 43,6%. El PP se vería más beneficiado por esa subida que el sondeo de La Vanguardia, ya que ganaría dos diputados -de 11 pasaría a 13-, los mismos que sumaría Ciudadanos -27 frente a los 25 actuales-, en tanto que el PSC incorporaría un representante: ahora tiene 16 escaños y tendría 17.

Con estas cifras la llave del Govern estaría en Catalunya en Comú, que al contrario que el sondeo de La Vanguardia subiría un punto y medio hasta llegar al 10,4% y lograría 13 escaños que le permitirían dirimir qué coalición de partidos alcanza el poder.

A continuación