El garrafal 'error' de 'La Vanguardia' al traducir al 'New York Times'

El diario separatista del Conde de Godó hace una noticia sobre The New York Times contando lo contrario de lo que dice el diario americano.

Libertad Digital

"Catalonia today cannot claim to be colonized or oprressed", dice en un editorial este martes el diario The New York Times. La cabecera norteamericana, una de las principales referencias de la prensa de ese país, está tratando de cerca, como otros periódicos internacionales, la crisis que vive España en Cataluña con el golpe que han dado los separatistas.

En su editorial, NYT señala en esta frase que "Cataluña hoy no puede quejarse de ser colonizada u oprimida". Considera el diario que la comunidad autónoma catalana no vive de facto una situación como la que están denunciando, de opresión, represión o asedio.

En cambio, llama la atención que el diario La Vanguardia, caracterizado estos días por apoyar mediáticamente el golpe, ha querido ver un apoyo abierto de la cabecera norteamericana a los intereses golpistas y han traducido esa frase como: "Cataluña no puede ser colonizada ni oprimida".

Las redes sociales no han tardado en hacerse eco del "error" y han comenzado las bromas sobre el traductor de La Vanguardia. Ha sido entonces cuando el periódico separatista ha decidido cambiar el titular por: "The New York Times cree que la "brutalidad policial" profundiza la crisis catalana".

En este artículo, se concede que Rajoy actuó el domingo "en gran medida" con la ley a su favor, aunque señala que "la brutalidad" de la actuación policial "profundiza la crisis política" porque presentan a Rajoy como "un intransigente y un tirano"

Recuerda también que "hay un consenso en contra de romper un Estado respetuoso con los derechos humanos". Añade que "Cataluña no puede quejarse hoy de estar oprimida o colonizada" y recuerda que "la región tiene uno de los más altos niveles de vida en Europa, junto con una considerable autonomía política y cultural".

Otro de los datos que recuerda este editorial es que el Gobierno de España está amparado por la Constitución de 1978 que consagra la indisoluble unidad de la nación española y por la que "los catalanes votaron abrumadoramente". Esto hacía, recuerda NYT, que el referéndum fuera inconstitucional y, en consecuencia, que el Gobierno enviara fuerzas policiales para evitar el referéndum.

Finalmente NYT termina comprándole el discurso al PSOE y destaca que "existen soluciones políticas potenciales, probablemente con mayor autonomía para Cataluña, pero mientras el señor Rajoy y el señor Puigdemont sigan siendo intransigentes, éstas permanecerán fuera de su alcance".

A continuación