Barcelona se vuelve a llenar de Franco un 18 de julio con carteles independentistas sobre el 1-O

Una curiosa campaña independentista comparando a los que se oponen al referéndum ilegal ha despertado más críticas que alabanzas.

LD/Agencias

Barcelona ha amanecido este martes 18 de julio –aniversario del golpe de Estado que dio inicio a la Guerra Civil– con numerosos carteles con el rostro de Francisco Franco. En los anuncios, distribuidos en la ciudad condal y en otras localidades catalanas por la plataforma independentista República des de Baix, aparece la imagen de Franco como si llamara a no votar en el referéndum independentista ilegal: "No votes el 1 de octubre. No a la república".

Aunque en un primer momento se desconocía quién era el responsable de los carteles, posteriormente República des de Baix, que se define como un colectivo de "personas de izquierdas y republicanas" implicadas en coaliciones municipales en municipios del área metropolitana de Barcelona como Santa Coloma de Gramenet, Badalona, Cerdanyola, Ripollet o San Adrián de Besós, ha reivindicado en las redes sociales la autoría de los carteles.

En un comunicado del que se hace eco Efe, República des de Baix ha explicado que su acción tiene como objetivo explicar "con perspectiva histórica" que es "un Estado heredero del franquismo el que no deja que los catalanes puedan expresarse en un referéndum" y así "incentivar la participación" en la cita prevista para el 1 de octubre.

Caras visibles de la CUP como la presidenta de su grupo parlamentario, Mireia Boya, o el exdiputado David Fernàndez se han hecho eco en Twitter de los carteles, que en cambio no han gustado nada en las filas otros partidos.

Por ejemplo, el presidente del grupo parlamentario de Catalunya Sí Que Es Pot, Lluís Rabell, ha colgado en Twitter una imagen de los carteles y ha escrito: "Todo un ejemplo de 'debate democrático': quien no comparta mi opinión es un fascista y un traidor. ¿Qué república tienen algunos en la mente?".

También desde el Parlament, el diputado del PSC Ferran Pedret ha opinado que "no son formas de defender una determinada propuesta de país, porque asociar a los que no queremos el referéndum con el franquismo o con una idea absolutamente antidemocrática, está fuera de lugar".

El portavoz parlamentario de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha denunciado que la campaña realiza "comparecencias absolutamente desafortunadas" que el partido naranja "no comparte".

En cambio, el nuevo presidente del grupo de Junts pel Sí, Lluís Corominas, ha evitado hacer valoraciones: "Que cada uno haga las campañas que crea oportunas, nosotros no estamos aquí para hacer de censores".

A continuación