Quejas internas en el PP: "Estamos a la espera de los golpes, sin iniciativa"

Génova busca desacreditar la comisión del Congreso. En el PP lamentan que sean incapaces de marcar la agenda, más allá de aprobar el techo de gasto.

P. Montesinos

La bancada del grupo popular despertó el miércoles, en la última sesión de control al Gobierno hasta el nuevo curso político. Mariano Rajoy endureció el tono contra Pablo Iglesias, sacó a colación el tema de Venezuela y los derechos humanos, y sus diputados le ovacionaron y jalearon. Es una excepción ante la sensación de somnolencia que acusa el partido, molesto por la falta de iniciativas, la desaparición de más de un ministro de la escena pública y el hecho de que la corrupción siga pesando demasiado. "Estamos a la espera de los golpes, no tomamos la iniciativa", según el análisis de un alto cargo del PP.

El presidente aguarda a comparecer en calidad de testigo en la Audiencia Nacional, cosa que ocurrirá el miércoles 26, y a dar su última rueda de prensa del curso, el día 28 al término del Consejo de Ministros, para marcharse de vacaciones con un ojo puesto en Cataluña. Según Moncloa, el balance es positivo, toda vez la economía marcha bien y dan por descontado que tienen los números para sacar adelante los Presupuestos de 2018 tras la aprobación del techo de gasto. "La estabilidad cotiza en bolsa y esto nos ayudará a seguir asentando esa recuperación en la que estamos todos", afirmó esta misma semana Soraya Sáenz de Santamaría.

Sin menospreciar dicho diagnóstico, en amplios sectores del PP la percepción es otra. Se cita la falta de iniciativas o la incapacidad de vender el mensaje por culpa de la corrupción, que sigue llenando tertulias de radio y televisión. Públicamente, Cristina Cifuentes se llevaba las manos a la cabeza en una reciente reunión con votantes descontentos ante el baile de declaraciones del Gobierno por el acuerdo con Ciudadanos sobre la bajada del IRPF. Su conclusión: hubo falta de coordinación y de explicación. "Tenemos que explicar más las cosas", insistió la presidenta madrileña.

En este sentido, este jueves, el Grupo Popular registró una iniciativa parlamentaria sobre libertad educativa. Desde Valencia, para tratar de recuperar impulso político, Isabel Bonig lleva meses intentando dar esa batalla, denunciando las políticas del Ejecutivo regional. Si bien, la medida pasó totalmente desapercibida, incluso para el propio PP, con su cúpula ocupada en la comisión del Congreso sobre la financiación del partido, y también en la del Senado, que investiga las cuentas de todas las formaciones políticas.

Escuchadas ya las declaraciones de Ángel Sanchís y Rosendo Naseiro, barones y altos cargos consultados por este diario no dudaron en admitir que tanto el paseíllo como el rosario de declaraciones, que va a continuar en los próximos meses, hace "daño al partido". "Lo mejor es que pase cuanto antes, incluida la declaración de Rajoy tanto en la Audiencia como en el Congreso", en palabras de un líder territorial. "No hay estrategia buena para esto, se busca la opción menos mala", se añadió desde Génova, ante la guerra planteada en el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta, para que PSOE, Podemos y Ciudadanos también den explicaciones.

"La comisión del Congreso no ha aportado nada. Hemos visto a un señor sordo que contesta a cosas de hace 30 años", resumió un miembro de la cúpula nacional, intentando restar seriedad al "circo". "Una caza de brujas contra el PP", según Rafael Hernando. "Hay partidos que dicen que quieren transparencia pero después solo la quieren para las cuentas del PP", censuró Javier Maroto, en relación a lo vivido en la Cámara Alta. Para todos, el vicesecretario de acción sectorial solicitó "luz y taquígrafos" porque "hay muchos ciudadanos que también quieren conocer si la transparencia afecta a uno o a todos los partidos". "Hay encubrimiento entre Cs, PSOE y Podemos en torno a la financiación de sus campañas electorales", añadió Hernando.

"Más política", también en Cataluña

Así las cosas, algunos cargos ven a su partido enredado en su presunto pasado corrupto y sin capacidad de despertar. De hecho, como ya publicó este diario, una de las preguntas más recurrentes es acerca del paradero de ministros sin apenas perfil político. "Más política", se reclama internamente, también con respecto a Cataluña. "No basta con el estado de derecho y los artículos de la Constitución, la fortaleza tiene que estar sustentada en un proyecto político", aseguró Jaime Mayor Oreja, este miércoles en una entrevista en esRadio. En privado, son varios los dirigentes del PP le dan la razón, amén de compartir que no se fían del apoyo de Pedro Sánchez ante el pulso separatista.

Ante la percepción de parálisis, en Génova replican que, en tiempo récord y salvo algunas pocas excepciones, el partido ha celebrado todos sus congresos regionales y locales con cambios muy importantes en algunas plazas. Y, tras las vacaciones de verano, se preparan actos potentes -el primero, en Valencia en septiembre- para reactivar al partido de cara a los comicios que se avecinan. Además, explicaron las fuentes consultadas, se están llevando a cabo reuniones discretas con colectivos en la sede nacional para escuchar sus quejas y reclamaciones a fin de depurar la estrategia y lograr arañar votos a Ciudadanos. En todo caso, "puede ser cierto que necesitemos un impulso", según concedió un miembro de la dirección nacional.

A continuación