Colau permite que el referéndum se cuele en los autobuses

PP y Ciudadanos exigen a la alcaldesa que retire una campaña favorable al referéndum en los autobuses que circularán dos semanas por la ciudad

Esmeralda Ruiz

Desde esta semana y hasta el próximo 30 de abril, unos 21 autobuses de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) circularán por la calles de la ciudad condal incitando a participar en el referéndum independentista previsto para el mes de septiembre con el mensaje "Porque es mi derecho #Votoreferéndum". Una campaña que también podrá verse en los paneles de las estaciones del metro de Barcelona hasta el próximo 24 de abril y que corre a cuenta del llamado Pacto Nacional por el Referéndum que es el encargado de organizar el organizar el calendario de la consulta separatista.

Desde el grupo municipal de Ciudadanos según informan a este diario, se ha solicitado telefónicamente al equipo de la alcaldesa Ada Colau, como presidenta del área Metropolitana de Barcelona, que retire la publicidad del referéndum de los vehículos, pero desde el consistorio se han negado a hacerlo. Ahora según nos cuentan, lo harán mediante una petición formal por escrito dirigida al consejo de administración que dirige Colau y a la concejal de Movilidad y presidenta de TMB, Mercedes Vidal por impulsar un referéndum "que es ilegal".

La líder de Ciudadanos en el consistorio barcelonés, Carina Mejías ha denunciado que se trata de "una campaña con contenido ideológico que incumple el protocolo de TMB de Publicidad de 2009, que admite la publicidad con carácter general y de campañas electorales e institucionales, pero no de tipo ideológico". Mejías ha remarcado que tras esta iniciativa de apoyo al referéndum no se encuentra nadie del gobierno sino una asociación privada que, eso sí, sigue órdenes del ejecutivo de Puigdemont.

Mejías ha arremetido también contra la "doble vara de medir" que usa TMB que hace años se negó a permitir publicidad de la Asociación por la Tolerancia para que los padres eligieran la lengua de educación de sus hijos, y que también se opuso a una campaña en 2013 contra la gestión de la sanidad del por aquel entonces Gobierno del expresidente Artur Mas.

Exigencias que han llegado también desde el grupo popular que dirige Alberto Fernández Díaz en el consistorio barcelonés. A través de un comunicado, Fernández Díaz explica tres razones para la retirada de la publicidad de estos autobuses al servicio del separatismo: se publicita " un acto ilegal como es el referéndum"; incluye contenidos políticos y muestra una doble vara de medir de Colau y TMB porque permite esta campaña pero no otras como el bus de " Hazte oír" y de la entidad e-Cristians, según él. También Fernández ha lamentado que desde el PSC, socio de Colau en el gobierno municipal, sigan " haciendo de palmeros del separatismo en el Ayuntamiento" permitiendo este tipo de campañas.

A continuación