Forcadell acusa al Gobierno de imponer su criterio a los jueces

"Ningún tribunal puede impedir que en el 'Parlament' se hable de la independencia de Cataluña", avisa

Pablo Planas (Barcelona)

Tercer acto del gran día de Carme Forcadell, la presidenta del "Parlament", tras la procesión matinal y la deposición en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Pasadas las doce del mediodía comparecía ante los medios después de haber hecho lo propio en sede judicial, donde sólo respondió a las preguntas de su letrado. Tras un trámite inusualmente breve (37 minutos), Forcadell se volvió a la cámara regional para leer una declaración.

Consagrada como heroína de proceso separatista, "víctima" del Estado y dispuesta al martirio, Forcadell aseguró que numerosos diputados de toda Europa se estaban "haciendo eco de los ataques judiciales del Estado español". También aseguró que se toma las muestras de apoyo "como una defensa explícita y clara del Parlament. Lo que está en juego es la democracia, no el futuro político de una persona u otra".

En su opinión, "lo que ha pasado hoy es inconcebible en un estado democrático. En ningún país se puede perseguir por la vía penal el debate de las ideas. Actúe correctamente y eso es lo que he hecho hoy. He explicado de cabo a rabo todas mis actuaciones y he dejado una cosa muy clara: ningún tribunal puede impedir que en el parlamento de Cataluña se hable de independencia".

La presidenta de la cámara regional también acusó al Gobierno de "utilizar el poder judicial para coartar un debate democrático" y a los jueces, de acatar órdenes del PP. "La vulneración de la separación de poderes -añadió- ha dado un paso más; Ahora se pretende dictar de lo que se puede o no hablar en el 'parlament' y quieren que el parlament se autocensure".

En realidad, el Constitucional advirtió a Forcadell de que el parlamento autonómico no podía aprobar las conclusiones de una comisión parlamentaria que suponían una nueva declaración de independencia. Los partidos nacionalistas calificaron de "histórica" la jornada porque comenzaba literalmente la "desconexión" con España.

Forcadell ni se plantea la posibilidad de que pueda ser inhabilitada y concluyó su manifiesto con una grandilocuente promesa: "Nos mantendremos firmes en la defensa de la democracia y la libertad de expresión porque es la hora de la política, no de los tribunales".

Exaltación separatista

Jornada de exaltación separatista, imágenes de unidad, todos a una en el desafío al Estado. El separatismo se ha dado una alegría con otra escenificación de oriflamas y soflamas. La semana próxima se tramitan los presupuestos. La CUP pide la dimisión del consejero de Interior, Jordi Jané, por la detención de cinco "activistas" para que declararan ante la Audiencia Nacional por quemar fotos del Rey. Están en juego las cuentas autonómicas.

La diputada de la CUP Mireia Boya, presente en el homenaje a Forcadell, advertía que "nos gustaría la misma solidaridad y unidad cuando es nuestra gente la que tiene que declarar".

Al margen de cargos públicos, altos y medianos, sólo unas decenas de incondicionales del proceso separatista se dieron cita a las puertas del TSJC. El grueso de la concentración estaba formada por los políticos y los dirigentes de las plataformas separatistas.

A continuación