La calle dedicada al 9N de Mas en Montoliu (Lérida) es un callejón sin salida

El expresidente de la Generalidad promete asistir a la inauguración de la placa junto a Ortega, Rigau, Homs y consejeros del actual gobierno regional.

Pablo Planas (Barcelona)

Montoliu es un pequeño pueblo de la comarca del Segrià con un censo de quinientos habitantes que en los últimos tiempos vive una especie de Bienvenido Mr. Marshall a cuenta de la calle dedicada al referéndum del 9 de noviembre de 2014. El consistorio votó por unanimidad la propuesta: el alcalde, los cinco concejales de ERC y el único edil de la oposición, del PP, estaban de acuerdo en bautizar con el 9-N una calle del pueblo. Eduardo Ruiz Díaz, el popular, se dejó arrastrar. "Aquí somos pocos y hay que convivir", declaró a la prensa, no sin advertir que si llega a saber el revuelo que se había montado, se lo habría pensado mejor.

El alcalde, Daniel Farré, también se mostró perplejo y punto aturdido por el interés que suscitó su decisión y así lo dijo a los medios: "Es una calle sin nombre y no creía que fuera el primero en pensar en dedicar una calle al 9-N". Pues sí, lo ha sido. Montoliu es la primera localidad catalana que incluye en su callejero el referéndum de Mas y Farré, el pionero de una idea que ahora se debate en otros municipios.

Como premio a su homenaje, Artur Mas ha prometido que asistirá este sábado a la inauguración de la placa que decorará la calle. El problema, a pesar de la buena voluntad del alcalde y sus concejales, es que más que una calle el emplazamiento es un callejón sin salida de unos cien metros.

Por algo decía el alcalde que se trataba de una calle que no tenía nombre en las afueras del pueblo y que lo de llamarla "del 9 de noviembre" no era para tanto. Al tratarse de una vía de tan escasa consideración las bromas se han disparado en las redes sociales, que aprecian en la historia una relación con las características y el desenlace del proceso separatista.

Sea como fuere, Mas está dispuesto a acudir a Montoliu y no irá solo. La consejera de Agricultura, Meritxell Serret, así como Francesc Homs, Irene Rigau y Joana Ortega, investigados por la organización del referéndum ilegal, también pretenden estar el sábado en la tranquila localidad leridana, un pueblo en el que la página web del Ayuntamiento pregonaba en la mañana de este miércoles: "Quien quiera comprar toda clase de ropa interior de señor y de señora, fulares, pantalones de vestir, blusas, jerseys, pijamas, polares y toda clase de artículos. Está la Sabina de Mollerusa, que ya no volverá hasta marzo".

A continuación