Lección de dignidad de Consuelo Ordóñez ante los insultos de unos radicales en Alsasua

Víctima de ETA y presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ha encabezado en Alsasua un "acto de rebeldía" frente a una protesta contra la Guardia Civil.

LD/Agencias

La presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), Consuelo Ordóñez, ha encabezado en Alsasua un "acto de rebeldía" en la misma plaza donde este sábado se estaban concentrando organizaciones vinculadas al entorno proetarra para protestar contra la presencia de la Guardia Civil en este municipio.

Ordóñez y otros tres miembros de Covite han irrumpido en la Plaza de los Fueros de Alsasua mostrado diferentes pancartas para "silenciar" las consignas de los manifestantes que cuestionaban el trabajo de la Guardia Civil en Navarra y el País Vasco, pidiendo que el Instituto Armado abandone ambas regiones.

La hermana de Gregorio Ordóñez, el concejal del PP en San Sebastián asesinado por ETA en 1995 de un tiro en la nuca, ha denunciado este "discurso del odio" cuando se cumplen cinco años de que la banda terrorista anunciara el cese de la actividad armada. "No os tenemos miedo", "Guardia Civil, seguid aquí" o "sin pistolas no sois nada" han sido algunos de los lemas que han portado los miembros de Covite.

"Hemos venido a dar la cara y a enfrentarnos a los radicales que quieren imponer el miedo y el odio en Alsasua y en muchos otros pueblos como éste". "Aunque ETA ya no mata, los radicales siguen armados mentalmente y dispuestos a ejercer una violencia que ellos pueden enmascarar como una pelea de bar, pero que nosotros llamamos terrorismo", ha expuesto Ordóñez.

Ordóñez ha recordado que Covite lleva "mucho tiempo denunciando que Navarra y el País Vasco son ollas a presión". "No es una sorpresa lo ocurrido en Alsasua, ni siquiera una consecuencia", ha comentado, "sino un síntoma de que la cultura del odio está viva y se sigue alimentando".

Tres detenciones

Este mismo viernes, la Policía Nacional detuvo a un hombre de 45 años en Guecho (Vizcaya) por pedir de forma anónima en la red social Facebook que ETA siga matando a "gentuza" como los dos guardias civiles que fueron agredidos junto a sus parejas en Alsasua.

La Guardia Civil detuvo la misma noche de la agresión en el bar Koxka de Alsasua a otros dos individuos de unos veinte años que quedaron en libertad con cargos acusados de un delito de lesiones y atentado contra la autoridad.

El Ministerio del Interior ha defendido que este delito se podría ver agravado por concurrir con otro de odio. La Policía Foral de Navarra es la encargada de una agresión en la que participaron directamente unas 45 personas.

A continuación