Indignación en el PSOE: "Rajoy quiere terceras elecciones"

Conclusión unánime en la dirección socialista ante un discurso "soporífero" con el que "no ha querido seducir a nadie". 

Ketty Garat

Primero sorpresa; luego, indignación. En el PSOE están atónitos con la intervención de Mariano Rajoy en un discurso de investidura más propio de un debate del consejo Europeo que de un debate de investidura. Múltiples dirigentes socialistas, en conversación con Libertad Digital, mostraron su enfado por una tarde "soporífera" ante la que sólo cabe una conclusión: "Rajoy quiere terceras elecciones".

Es el dictamen unánime de la mayoría de los miembros de la dirección socialistas consultados por este diario al comprobar el "ninguneo a Ciudadanos" a quien asemejó con partidos minoritarios como UPN y CC. "Pedro Sánchez en marzo se afanó en múltiples agradecimientos a Ciudadanos y concretamente a la persona de Albert Rivera.

En esta clave ubican también un debate en el que, recuerdan, "se suponía que venía a convencernos de su programa de Gobierno, ¿a quién ha pretendido seducir?". Su respuesta es: "A los electores", especialmente a los suyos con un discurso de recuperación de las esencias del PP en torno a la unidad de España y a la defensa de la soberanía nacional ante el desafío rupturista catalán, que es, recuerdan en el PSOE, "lo que más mueve a sus electores".

Un escenario que no temen en la dirección socialista donde están convencidos de que "el no a Rajoy saldrá rentable a Pedro Sánchez" aunque son conscientes de que la rentabilidad sería mayor para el PP, que "podría alcanzar su objetivo de 150 en perjuicio de Ciudadanos". "Nosotros podríamos rascar algo más aún de Podemos", dicen miembros de la Ejecutiva Federal.

"Un burócrata cansado"

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, no ha hecho ni un amago por pararse ante las preguntas de los periodistas del pasillo del Congreso una vez terminada la sesión. En su lugar el portavoz parlamentario, Antonio Hernando, compareció en la Sala del Escritorio para denunciar la intervención de un "burócrata cansado".

Hernando se reafirmó en que Rajoy "no nos ha dado ninguna razón para apoyarle". Ni un guiño, dicen en el PSOE, donde acuden perplejos a la apatía del candidato popular a quien califican como "cualquier cosa menos un candidato con ganas, ambición de futuro y ganas de cambiar España y dar soluciones".

Un discurso "autocomplaciente" y "de autobombo" con el que "sabe que su papel no es el que le corresponde a España del siglo XXI".

A continuación