Alfonso Alonso será el candidato a lehendakari del PP

De momento, no se celebrará el cónclave del PP vasco. Maroto, cada vez con más influencia, sustituirá a Alonso en la Cámara Baja.

P. Montesinos

Alfonso Alonso será el candidato del PP en las elecciones vascas del próximo 25 de septiembre. Así lo acordó con Mariano Rajoy, quien le puso al frente de la formación después de la abrupta salida de Arantza Quiroga, hoy completamente desaparecida de la escena política. “No había otra posibilidad”, deslizaron desde la dirección nacional. Alonso asistirá el viernes a su último Consejo de Ministros, dando así el salto por completo al País Vasco.

No ha sido una decisión fácil para Alonso, al que se le presupone un vínculo político muy estrecho con Soraya Sáenz de Santamaría. En el PP estaba extendida la tesis de que era “muy feliz en Madrid”, primero como portavoz del Grupo Popular y después como miembro del Ejecutivo. Su papel al frente del departamento de Sanidad y su perfil moderado y amable le llevaron rápidamente a colarse en las quinielas para ascender aún más en la cúspide de la formación, incluso como posible recambio de Rajoy.

Pero estalló la enésima crisis del PP vasco. Una polémica moción sobre la banda terrorista ETA provocó la dimisión de Quiroga, con quien Alonso nunca se entendió. Más aún, él siempre controló en la sombra buena parte del partido y, descabezada la cúpula, la dirección nacional le pidió al titular de Sanidad que diera el paso. María Dolores de Cospedal -tampoco muy afín a él- fue muy firme en dicho sentido, y le dijo que no había otra salida. A partir de aquél momento, en Génova se dio por descontado que el ministro, pese a sus dudas, acabaría siendo candidato a lehendakari.

Aún con Alonso al frente de la estructura regional, algunos cargos del propio PP alimentaron prácticamente hasta el final sus “dudas” hasta el punto de que se deslizó el nombre de Javier Maroto como posible candidato, aunque el vicesecretario -también con grandes expectativas políticas- seguirá en la capital del país e incluso se hará con el escaño en el Congreso que deja su jefe.

“Ha sido un orgullo poder servir a mi país y haber tenido la fortuna de hacerlo en el ministerio de Sanidad. Ha sido una experiencia extraordinaria, pero creo que vamos a una mayor y más importante. Cada momento tiene su ilusión y su incentivo. Está muy bien estar en el gobierno de España, pero también está muy bien volver a casa y defender tus ideas”, declaró Alonso tras anunciar su candidatura, al término del comité de dirección del PP vasco. Según dijo, lo decidido “es un paso adelante” en su carrera política.

Sin noticias de un congreso que le refrende -“Lo primero es lo primero” y ya se celebrará “cuando haya une espacio de tranquilidad”-, el candidato se puso manos a la obra y entró en el cuerpo a cuerpo con el PNV, al que acusó de gobernar con Bildu. “Queremos ser útiles a los vascos desde la moderación, la estabilidad y la defensa de la nación”, dijo, aunque las perspectivas electorales son muy malas. Cabe recordar que el PP está en caída libre en la región desde otra marcha traumática, en este caso la de María San Gil.

En todo caso, no son pocos los que piensan en el PP que Alonso no ha cerrado la puerta por completo a la política nacional. Si continúa Rajoy, las fuentes consultadas no dudan de que este “gesto” lo tendrá en cuenta de cara al futuro. Y, en caso de hecatombe, nada le impediría poder presentarse al próximo congreso nacional de la formación, aunque fuera de las Cortes generales sus posibilidades menguarán bastante.

A continuación