Condenada la exalcaldesa de un pueblo de Sevilla por vender su voto por un bolso

La exalcaldesa popular defiende que fue un "regalo por amor".

Pedro de Tena (Sevilla)

En la Andalucía del fraude de la formación, del fraude de los ERE, de las irregularidades del caso Invercaria, del papel de la agencia IDEA o del caso de los vales, el regalo de un bolso de Loewe de 180 euros ha conseguido la condena de Ana Hermoso, exalcaldesa del PP de Bormujos. Esta noticia se encuentra en las primeras páginas de casi todos los periódicos. Recuerden el caso de los trajes del caso Camps en Valencia. El caso se inscribió, en su día, en la vertiente de la trama Gürtel en Andalucía.

Un Jurado popular, con seis hombres y tres mujeres -aquí no hay paridad -, ha determinado que no se ha creído que el bolso fuera un regalo "por amor". El origen de esta increencia ha sido que el dichoso bolso fue recibido por la exalcaldesa en un momento crucial, poco antes de que una moción de censura echara al PSOE de la alcaldía de Bormujos, un importante pueblo del Aljarafe sevillano.

La exregidora Hermoso, precisa el grupo Joly, ha considerado injusto el veredicto del jurado y considera absurda y ridícula la acusación. Recibir un bolso de marca- valorado en unos 180 euros- a cambio de apoyar la moción de censura que en enero de 2005 devolvió la alcaldía de la localidad al independiente Baldomero Gaviño, no tiene sentido para ella.

La presidenta del Tribunal ha sido precisamente, ya es casualidad, la juez Mercedes Alaya que llamó "agradecimiento", no "sentimiento" en las preguntas que dirigió al Jurado, relata El Mundo, al regalo del bolso a cambio de su voto. Ocho de los nueve votos posibles han inclinado la balanza contra la exalcaldesa del PP y, en su día, esperanza de muchos para producir una regeneración interna dentro del partido en Sevilla.

Esto es, el Jurado ha considerado que la exregidora vendió su voto en la moción de censura que se celebró hace once años nada menos. La Fiscalía y la acusación popular socialista dicen que fue una venta y no un regalo de "amor" como Hermoso ha defendido.

De este modo, a la espera de la sentencia redactada por Alaya, Hermoso ha sido declarada culpable del delito de cohecho porque, dice el veredicto, participó en la moción contra el PSOE persiguiendo "intereses personales". La acusación particular ha recordado que pasado el tiempo, Hermoso logró ser la alcaldesa de Bormujos.

La presidenta del Tribunal, Mercedes Alaya, declaró impertinentes las preguntas de la Fiscalía y la acusación popular en relación con la grabación de la conversación que mantuvo Ana Hermoso con el empresario Eusebio Gaviño en el año 2013 y en la que supuestamente reconocía que el regalo fue a cambio de su apoyo en la moción de censura.

La versión amorosa de Hermoso expresaba que el bolso de Loewe fue un regalo emanado del amor que el empresario Jesús Calvo Soria -implicado en la trama Gürtel- sentía por ella en el marco de una relación extramatrimonial. Calvo Soria confirmó ante el jurado esta versión, pero el jurado ha decidido que es más lógica la versión de la compra del voto. Incluso duda de que existiera enamoramiento entre ambos imputados.

Un año de cárcel, seis años de inhabilitación para empleo o cargo público y el pago de una multa de 500 euros se pide para ella. Su defensa pide la pena mínima, un año de prisión y el pago de una multa de 180 euros -dinero en que fue tasado pericialmente el bolso que recibió-.

A continuación