Rosa Díez se da de baja de UPyD y pide dar al partido "un final digno"

La que fuese máxima dirigente de UPyD quiere ahora que se cierre la historia de su partido.

LD/Agencias

La fundadora de UPyD, Rosa Díez, ha anunciado este lunes que se da de baja en el partido, lo mismo que su portavoz hasta hace un mes, Andrés Herzog, que además ha pedido la disolución de esta fuerza política "para evitar que se entierre o pervierta" su legado.

Ambos han comunicado su decisión a través de las redes sociales, y a ella se ha unido el que fuera portavoz adjunto en el Congreso durante la pasada legislatura y mano derecha de Díez, Carlos Martínez Gorriarán.

Rosa Díez ha trasladado la baja un mensaje en su cuenta de Twitter en el que escribía: "Baja en @UPYD. Por respeto y por cariño. Un honor haber recorrido el camino junto a toda mi familia magenta".

La exdiputada ha lanzado también otro mensaje en Facebook, éste más amplio, en el que explica más detalladamente su decisión, señalando entre otras cosas que "los resultados electorales del 20D, que nos dejaron fuera del Congreso, más nuestra escasa representación institucional, derivada de las elecciones municipales y autonómicas de mayo, impiden que sigamos cumpliendo el objetivo para el que nacimos" y por tanto ahora pide que se evite "una más que inexorable y dolorosa deriva".

En una afirmación que puede resultar un tanto paradójica Rosa Díez asegura también que "no deseo librar ninguna batalla dentro de la maltrecha UPyD" y, por esa razón, abandona el partido.

Gorriarán también pide la disolución

El que fuera número dos de Díez, Carlos Martínez Gorrianán, también ha explicado en Facebook lo que llama "una decisión sumamente triste, más de lo que puedo expresar, pero necesaria". El exdiputado asegura también que "un partido político institucional, como siempre ha querido ser el nuestro, no tiene sentido como partido extraparlamentario, testimonial".

Martínez Gorriarán explica que, en su opinión, es necesaria "una disolución voluntaria y ordenada" del partido porque ésta "era la mejor opción para preservar el proyecto político y empezar de nuevo cuando haya otra oportunidad".

A continuación