El PP reconoce que podría ceder la presidencia del Congreso

"El PP está preocupado en la gobernabilidad de España y no en un reparto de sillones", contesta públicamente Martínez-Maíllo.

P. m.

La dirección del PP da por descontado que podría perder la presidencia del Congreso de los Diputados la próxima legislatura. Aseguran que la pelearán, pero que en aras de favorecer la negociación no la consideran imprescindible. "El PP está preocupado y ocupado en la gobernabilidad de España y no en un reparto de sillones", dijo públicamente Fernando Martínez-Maíllo. Si bien, recalcó, la Mesa de la Cámara debe ser reflejo del resultado de las elecciones generales.

Pedro Sánchez ya ha dicho que quiere para uno de los suyos el puesto, pero Maíllo enfatizó que antes de fijar una postura definitiva escucharán al resto de fuerzas parlamentarias. "Nuestra preocupación no es la Mesa del Congreso, es España. Habrá que abrir un diálogo entre todos", reiteró una vez más en la sala de prensa de Génova13, toda vez Mariano Rajoy optó por no comparecer tras su despacho con el líder socialista.

El vicesecretario de Organización habló del "primer no" de Sánchez, aunque en la Moncloa deslizaron que no ven margen alguno para la negociación, "No es el mejor comienzo, pero estamos al comienzo del proceso, no al final", insistió el portavoz de Génova, que se encargó de utilizar la presidencia del Congreso como elemento negociador. No planteó, eso sí, la posibilidad de reformar la Constitución.

En varias ocasiones, el portavoz popular se negó a valorar la posibilidad de unas nuevas elecciones en España, una posibilidad que en el programa Es la Tarde de esRadio ha calificado como "lo último que necesita España".

"Cosas raras no vamos a hacer"

El popular también ha rechazado la posibilidad de que acabase siendo el PP el que apoyase a Pedro Sánchez: "Cosas raras no vamos a hacer, eso no entra dentro de nuestras perspectivas ni planteamientos", ha asegurado.

"Vamos a hacer todo lo posible para convencer a C’s y luego al PSOE", ha añadido, asegurando también que los populares están "absolutamente centrado en la gobernabilidad, no en el congreso que siempre será después de las elecciones".

A continuación