Pedro Sánchez da a entender que si no es primera fuerza no pactará con Ciudadanos

"Lo importante es sacar un voto más que Rajoy", ha dicho desde Barcelona tras participar en el Foro Primera Plana del Periódico de Cataluña.

Ketty Garat

No es por falta de voluntad sino por la voluntad de otro: Albert Rivera de Ciudadanos. El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha rescatado desde Barcelona la exigencia de ser la lista más votada para pactar con Ciudadanos un gobierno de coalición. No por convicción sino por el convencimiento de que si no saca "un voto más que Rajoy", Rivera apoyará a Rajoy en la investidura.

Por ello, desde Barcelona, ha asegurado que "lo importante y lo decisivo es quién va a ser la primera fuerza política en España. Y lo que nos estamos jugando es si hay cambio o si hay continuidad". Así respondía a la pregunta de '¿cuál es su línea roja para pactar con Ciudadanos?', a lo que contestó diciendo que "hay continuidad si gana Rajoy con un voto más al PSOE, pero si ganamos nosotros con un voto más podremos hablar con el resto de formaciones políticas, se llame Ciudadanos, se llame Podemos, se llame IU o el PNV... nos podremos entender. Pero insisto: todo eso solamente es posible, si ganamos al PP".

Sobre "la bomba" de la encuesta del CIS en la que el PSOE se situaba a ocho puntos porcentuales de distancia frente al PP, dijo Sánchez que "prefiero dedicar mi tiempo humildemente no a hablar de las encuestas sino a hablar de los problemas de los españoles" que "en su mayoría quieren cambio". Por ello, volvió a hacer un llamamiento a concentrar el voto útil en el PSOE porque "si la mayoría se divide, se frena el cambio. Por tanto, yo pido el voto para el PSOE para que gane la mayoría. Esta es la cuestión".

Mas y Rajoy, los "recortes sin nacionalidad"

Desde Cataluña, el líder del PSOE ha centrado también su discurso contra el desafío secesionista de Artur Mas, a quien ha criticado su "cesarismo". Para Sánchez, "no es razonable que en una democracia avanzada europea se produzca una situación como ésta". "Resulta irónico", ha dicho, "que quienes pretenden instaurar la república se olviden de los valores principales de la tradición republicana como es el imperio de la ley y pretendan someter a la sociedad catalana a un extraño cesarimo que elija arbitrariamente que leyes va a obedecer y qué leyes va a violentar".

Pero también ha cargado contra Mariano Rajoy a quien ha comparado con el presidente en funciones de la Generalidad porque "los recortes no tienen nacionalidad sino ideología". Y ha denunciado que "me parece inaudito que el presidente del Gobierno y el de la Generalitat lleven más de un año sin cruzarse la palabra. Creo que es importante, por respeto institucional y por a quién están representando unos y otros, que esa comunicación se restablezca". En ese sentido, prometió que "desde luego, si soy presidente del Gobierno, con quien sea presidente de la Generalitat, no sabemos quién va a ser, lo primero que haré será descolgar el teléfono y comunicarme con él".

A continuación