Cabreo en el PSOE por la fotografía de "guapo inconsistente" de Pedro Sánchez

El temor por las encuestas no se percibe en Ferraz, pero sí en un partido que critica "los fallos de campaña" y la "falta de autocrítica".

Ketty Garat

"No me lo creo; es imposible", es lo primero que responden en el PSOE ante la posibilidad que arrojan las últimas encuestas: que Ciudadanos les supere en intención de voto quedando relegados a la tercera fuerza. Fuentes de la dirección federal explican a Libertad Digital que "Ciudadanos está sobrevalorado", que "hay un voto exultante en torno a Rivera", movido por el componente de "la política como una moda". Algo que, confían, se plasmará en las urnas que, hasta ahora, "siempre han arrojado un resultado peor que en las encuestas" para la formación naranja.

En Ferraz no niegan que Ciudadanos aparezca como el "rey del mambo", pero relativizan los titulares de los sondeos por un factor esencial: "Encuestas urbanas en donde están sobrerrepresentadas las formaciones emergentes", Ciudadanos y Podemos. Dos partidos que "no tienen estructura para arrebatarle al PSOE su implantación, su capilarización, en todo el terreno nacional".

Apuntan a la importancia del mundo rural pero también a las pequeñas y medianas ciudades, aportando un dato: "En los núcleos urbanos de entre 20.000 a 50.000 habitantes, hay una hegemonía socialista". Datos que surgen del quirófano demoscópico de Ferraz, en el que los responsables de campaña y los sociólogos de cabecera analizan "a sangre fría y con tranquilidad" las tripas de los últimos sondeos, los datos en bruto que en su mayoría no se publican. Datos que les permiten ser, aseguran, mucho más optimistas o, al menos, no perder los nervios.

Un estado de ánimo bien distinto al temor y la incomprension que se instaló en Ferraz en el mes de enero cuando Podemos aparecía como primera fuerza. "Entonces, sí había nervios y todos nos preguntábamos qué estaba pasando. Yo ahora, en cambio, no les veo perder los nervios".

Pero Ferraz es estos días una auténtica burbuja cuyo sentir tiene poco o nada que ver con lo que opinan otros dirigentes territoriales. En conversación con LD, algunos desvelan que encuestas como éstas "minan aún más la moral del partido". Y lo que es peor, la "dosis de realidad" que apuntan las encuestas se ve acrecentada por "la falta de peso político del equipo de campaña" que no está sabiendo erigirse en el foco del debate político, salvo por los errores. Y el último, la guinda, la fotografía de Pedro Sánchez en la revista Harper's Bazar, que ha generado un notable enfado en diversos sectores del PSOE. De un lado, las feministas socialistas que han hecho constar su enfado por una imagen "frívola y machista". Del otro, y casi más relevante, la de algunos dirigentes varones que no entienden una instantánea que confirma la imagen de "guapo inconsistente" de Pedro Sánchez. "Si tú tienes el sambenito de guapo inconsistente, no te puedes prestar a eso", dice a este diario un miembro del Comité Federal que lo califica como "una estupidez". Añaden que "no te puedes poner esmoquin y pajarita si pretendes gobernar la España de la pobreza infantil y los 4 millones de parados. De ninguna de las maneras". Un fallo que achacan a "estamos en mano de un equipo de marketing", en el que "no se percibe un ápice de autocrítica" y que se aleja de la institucionalidad de un candidato presidenciable que pretende ser Pedro Sánchez.

A continuación