Una hora de nervios y especulaciones en el PP

Un ministro asegura que Rajoy ha de ser "contundente", más aún en víspera de las generales.

P. M.

Poco antes de la una de la tarde, los periodistas que habitualmente cubren la información gubernamental recibieron un mensaje de texto en sus teléfonos móviles. "Convocatoria. el presidente del Gobierno hará una declaración a las 14.00 horas en la Moncloa", rezaba. Y, de inmediato, las especulaciones se multiplicaron en los círculos políticos.

Con las primeras referencias sobre la comparecencia en Twitter, los dirigentes del PP empezaron a hacer elucubraciones. A algunos portavoces les pilló en tertulias de televisión, y reconocieron que nada sabían sobre el alcance de las declaraciones de Mariano Rajoy. Los teléfonos echaron humo durante una hora.

"No permitiremos que entre unos cuantos tiren por la borda lo que hemos construido en 30 años de democracia", afirmó Xavier García Albiol. "Hay mecanismos para hacer frente a los casos de rebeldía", llegó a declarar Rafael Hernando, el portavoz popular en el Congreso.

En conversaciones informales, algunos cargos barajaron la posibilidad de que el presidente moviera ficha utilizando los instrumentos jurídicos a su alcance. Se sugirió desde el artículo 155 de la Constitución a un nuevo recurso ante el Tribunal Constitucional.

La expectación fue enorme, más aún cuando la Moncloa informó de que la comparecencia era "importante" y sobre Cataluña. Si bien, al final, Rajoy optó por endurecer el tono manteniendo intacto el fondo. Esto es, "quienes quieran dividir tendrán enfrente al Gobierno" con "todos" los mecanismos legales, en palabras del propio Rajoy.

Tras escuchar al presidente, en el PP se extendió la sensación de que, si no queda más remedio, se acabará actuando para evitar la ilegalidad. "Tenemos que ser contundentes en este tema", resumió un ministro, que no dudó en recordar la proximidad de las elecciones generales. En todo caso, una mayoría de la formación sigue pensando que Rajoy no quiere hacer uso del artículo 155.

A continuación