División en ERC por el "no" de Junqueras a la lista única de Mas

Una parte del grupo parlamentario censura que su líder no aproveche la ocasión que le brinda el "president" para convocar un "referéndum de verdad".

Pablo Planas (Barcelona)

La última reunión del grupo parlamentario de ERC registró los primeros síntomas de división en el partido republicano respecto a la lista unitaria propuesta por el presidente de la Generalidad, Artur Mas. La dirección de ERC considera que la oferta de Mas es una trampa para elefantes, una "opa hostil" del líder convergente para diluir las siglas manchadas por el caso Pujol en una candidatura "de país". Sin embargo, no todo el mundo en la formación de Junqueras es de la misma opinión. Una parte sustantiva del grupo parlamentario le ha reprochado el tono de su conferencia y la negativa a sentarse a negociar siquiera con Mas una lista conjunta.

Los críticos consideran incluso que la "hoja de ruta" del "president" es más consistente y realista que la planteada por Junqueras, partidario de la vía del balcón o "declaración unilateral de independencia". El plan de Mas, argumenta ese sector de ERC, viene a ser lo mismo pero con perfiles más suaves y más practicables. De ahí que ante las ventajas de la propuesta convergente adviertan en el hasta ahora incuestionable líder republicano un punto de "vedettismo". Censuran también que se haya dejado comer el terreno en las últimas semanas por el presidente de la Generalidad, la pérdida del liderazgo de la "ola independentista" y que no haya atendido los requerimientos de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), dirigida por la militante y exconcejal de ERC en Sabadell Carme Forcadell. Todo esos fallos, apuntan, han provocado la remontada de CiU en las encuestas, así como el explícito apoyo que la ANC profesa a Mas y a su proyecto.

La reunión en la que afloraron estas discrepancias tuvo lugar la semana pasada. Junqueras defendió con determinación y en voz alta (a gritos han deslizado por los pasillos del parlamento catalán algunos de los presentes) su apuesta por acudir a las próximas elecciones autonómicas en solitario, sean anticipadas o, como parece esta semana, cuando acabe la legislatura, en otoño de 2016.

Este martes, el portavoz del gobierno catalán, Francesc Homs, dejaba entrever que si no es para celebrar un plebiscito, y para eso es condición indispensable según Mas la lista unitaria, las elecciones no se adelantarán. La presión aumenta sobre Junqueras, puesto que tanto la ANC como un importante sector de su partido le reclama que se avenga a pactar con Mas y acelerar así los plazos de la independencia. "Es ahora o nunca", le insisten, ante la predisposición del presidente de la Generalidad a convertir las próximas elecciones en un "referéndum de verdad" sobre la integridad de España.

A continuación