Homenaje a la estelada en el Belén del Ayuntamiento de Barcelona

Los Reyes Magos llegan en una barca guiados por una estrella blanca sobre un mar azul en el Pesebre instalado en la plaza de San Jaime.

Pablo Planas (Barcelona)

El Ayuntamiento de Barcelona, que dirige el convergente e independentista de nuevo cuño Xavier Trias, se ha dejado de los inventos de otros años y ha decidido instalar un pesebre tradicional en la plaza de San Jaime, entre el Palacio de la Generalidad y la Casa Consistorial.

Sin embargo, la polémica envuelve la instalación, que pretende reproducir el aspecto de Barcino en base a los supuestos restos que permanecen a la vista de la Barcelona romana. A los pesebristas se les ha ido la mano y los Reyes Magos arriban en cayuco guiados por una blanca estrella sobre un mar azul. La alusión a la nueva bandera catalana, la estelada, es la comidilla de los visitantes del Belén municipal.

La alegoría del regalo real en forma de estrella republicana es tan evidente que la mayoría de los espontáneos polemistas que visitan la "instalación" opina que la estrella, y el mar en el que las olas producen una sutil cuatribarrada, remiten sin remisión a la omnipresente bandera que ha barrido a la tradicional senyera del espacio público. Muchos están a favor, pero otros no se cortan a la hora de tachar el expediente como un caso de mensaje subliminal fallido, tal es la grosería, opinan.

En la página web municipal se puede apreciar tanto un detalle de la llegada de los reyes con la polémica estrella sobre fondo azul como un vídeo en el que se muestran las nada desdeñables proporciones del montaje.

A continuación