Pedro Sánchez registrará en el Congreso la reforma constitucional de Rubalcaba

Pedro Sánchez llevará al Congreso la reforma que en su día aprobó Rubalcaba. Los barones le apoyan en su apuesta.

Ketty Garat (ZARAGOZA)

El PSOE hará de la reforma constitucional uno de sus mensajes clave para los próximos meses. El partido quiere transmitir la idea de que se encuentra en el centro entre dos extremos (el inmovilismo del PP y la ruptura de los nacionalistas). Frente a estas alternativas, propone un cambio en la Carta Magna, especialmente en lo que hace referencia al Título VIII, el de la organización territorial.

Este domingo, en Zaragoza, Pedro Sánchez ha anunciado que la propuesta de reforma que presentó en su momento Alfredo Pérez Rubalcaba se llevará al Congreso: vamos, que pasa de la teoría a la práctica. Y Susana Díaz ha sido incluso más contundente. En un llamativo discurso, ha asegurado: "El título VIII es letra muerta. Hoy necesitamos otra letra, necesitamos darle salida a las necesidades de las comunidades autónomas que tiene que ser ese modelo federal".

Todo según el guión previsto. El primer Consejo Político Federal de la nueva Ejecutiva de Pedro Sánchez se perfilaba desde hace meses como el foro en que los barones y la dirección del PSOE concretarían la reforma constitucional de la que el PSOE lleva hablando aproximadamente dos años. Pero no ha sido el caso. El antaño llamado Consejo Territorial, en tiempos de Rubalcaba, sólo ha puesto sobre el papel dos medidas:

  1. La creación de una subcomisión de la Comisión Constitucional que acogerá los trabajos y opiniones de expertos de cara a la reforma constitucional, y que se presentará en el registro del Congreso "la semana que viene" según los cálculos aproximados de fuentes de la dirección del PSOE.
  2. La exigencia al Gobierno de la convocatoria de la Conferencia de Presidentes con tres objetivos a acordar: medidas de regeneración, reactivación de la economía y creación de empleo, y renovación del sistema de financiación.

Ninguna de las dos propuestas es nueva. Ya en su día, fueron solicitadas por el anterior líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba que en octubre de 2013 acordó la llamada Declaración de Granada en el seno del Comité Territorial. De Granada a Zaragoza, de Rubalcaba a Sánchez, no hay cambios ni concreciones ni novedades sobre el fondo de la reforma constitucional. Y así lo ha reconocido el propio Pedro Sánchez en rueda de prensa al ser preguntado por Libertad Digital:

"Mas que cambio, lo que hace el actual secretario general es volver a recordarle al señor Rajoy que hay una propuesta de reforma constitucional y que lo que tiene que hacer es abrir esa reforma". Pero añadía a este diario: "Hombre, Convendrá conmigo que la revisión del sistema de financiación autonómica será una de las aportaciones que humildemente este secretario general ha aportado al debate político".

Sobre el trabajo elaborado por su predecesor, reconocía Sánchez que "cuando se hacen aciertos... creo que una de las mejores herencias que ha dejado la anterior Ejecutiva es la declaración de Granada. Y en consecuencia a mí no me duelen prendas en reconocer ese acierto que fue de la anterior Ejecutiva y de muchos de los aquí presentes", decía Sánchez flanqueado por todos los barones miembros de hecho del Consejo Federal.

Sin embargo, las novedad radica en la forma. Según explican fuentes de la dirección federal a LD, "la novedad es que nosotros lo vamos a presentar en el registro del Congreso", que no había sucedido en la etapa anterior, por lo que "lo que hacemos es comenzar a andar". Aunque la mayoría del PP rechazará previsiblemente esa propuesta, la dirección se muestra orgullosa de dar el paso porque "Rajoy se tendrá que retratar" y porque el PSOE, dicen, se está moviendo "de las palabras, a los hechos".

A continuación