Junqueras llora con razón

Junqueras llora porque Mas lo ha traicionado, lo ha dejado tirado. Le prometió el oro y el moro, que iba en serio, que estaba harto.

Pilar Díez

Junqueras llora. Junqueras llora por Mas. Mas le había prometido que dejaría a su mujer oficial, que se iría con él donde fuera, lejos, muy lejos. Seducido por la aventura, la novedad, el vértigo de lo prohibido, Mas se entregó a sus brazos con frenesí. Le hizo promesas, muchas promesas, todas las promesas. La dejaré, cariño, juro que la dejaré, sí o sí la dejaré.

Pasados los dos primeros años de pasión desenfrenada, llegó la hora de la verdad, y ¿qué ha pasado? Pues que Mas lo ha dejado en la estacada, con sus promesas, con sus ilusiones, con sus sueños.

Mas le ha dicho que no puede romper su matrimonio, que los años, que los hijos, que la familia… Y a cambio le ofrece una baratija de consolación: un 9-N corregido y aumentando.

Junqueras llora porque Mas lo ha traicionado, le ha dejado tirado. Le prometió el oro y el moro, que iba en serio, que estaba harto. Y ahora le dice que le pone una mercería. ¿Es para llorar o no es para llorar? Todas las queridas del mundo lloran con él.

A continuación