Pedro Sánchez aboga por ceder la "competencia lingüística" a la Generalidad

El líder del PSOE quiere dejar estas políticas "en manos" del Gobierno que llamó al desacato de los tribunales sobre la inmersión.

Ketty Garat

Ya se va conociendo algo de los planes que tiene el líder del PSOE, Pedro Sánchez, sobre el reconocimiento de la "singularidad catalana" en su propuesta de reforma constitucional. A ser preguntado por Libertad Digital en rueda de prensa en el Congreso, el secretario general del PSOE dijo sentirse "muy a gusto con el artículo 2 de la Constitución Española", pero consideró que "hay otras políticas que sí deben valorarse que estén en manos de la Generalidad catalana, como pueda ser la competencia lingüística de la lengua catalana".

No quiso responder a la segunda pregunta de este diario sobre el reconocimiento de Cataluña como nación, tal y como él mismo defendió en la campaña por la secretaría general del PSOE: "No voy a entrar en estas cuestiones". Pero dejó claro que este traspaso en la competencia lingüística "debe estudiarse" para dejar el derecho sobre la lengua en manos del organismo que impide el derecho a los padres de alumnos catalanes a estudiar en castellano en su comunidad autónoma.

Es ésta la única propuesta concreta desvelada por el líder del PSOE para una reforma de la Constitución Española de la que sólo especifican su voluntad de instaurar un modelo federal. "Abramos el debate", pidió Sánchez tras su reunión este miércoles con el portavoz parlamentario de CiU en el Congreso, Durán i Lleida, pero "es fundamental que lo hagamos sin un programa de máximos. El pacto constitucional exige eso: que todos cedamos posiciones y alcancemos un punto de unión entre todas las fuerzas políticas".

El encuentro de este miércoles se enmarca en una ronda de contactos del grupo socialista con todos los grupos que culminará con la petición de convocatoria de la ponencia constitucional del Congreso, todavía sin fecha. El motivo, según desveló Sánchez en rueda de prensa en el Congreso es el "enrocamiento en las tesis del PP y del Gobierno y del señor Rajoy", cuya demostración se produjo el lunes en las declaraciones de Mª Dolores de Cospedal en la calle Génova, pero también en el encuentro privado mantenido entre Mariano Rajoy y Sánchez el lunes en el Palacio de la Moncloa.

Un "enrocamiento" ante el que Sánchez dijo "seguir tendiendo la mano" porque "creo que es fundamental la reforma y la renovación del pacto constitucional para garantizar la unidad de España". Y añadió: "El inmovilismo de Rajoy no garantiza la unidad de España".

A continuación