"No habrá libertad de voto"

Nuevo incendio en el PSOE por el referéndum sobre la monarquía

Crisis de autoridad por la interinidad. Rubalcaba dice no al referéndum, y se multiplican los críticos que destapan su republicanismo.

Ketty Garat

Todo es fuego en el PSOE interino de Alfredo Pérez Rubalcaba. Su marcha programada para julio ha provocado una crisis de autoridad en la que nadie respeta ya las decisiones de la actual dirección federal. La última, a cuenta de la abdicación del rey Don Juan Carlos ha destapado el alma republicana de un PSOE en el que algunos quieren despojarse del lastre de apoyar una monarquía, y pasar ya a la tercera república española. Y si Rubalcaba dice que no; los críticos se envalentonan más si cabe en el sí.

El todavía líder del PSOE aseguró este martes que su partido "no romperá el consenso constitucional" en torno al mantenimiento de la Monarquía en España. En un desayuno informativo en el Hotel Ritz, el todavía líder socialista reconoció que "todo el mundo sabe que el PSOE es un partido de hondas raíces republicanas", pero aclaró que formó parte de un consenso constitucional en 1978 que no se va a romper, a pesar de las voces -Juventudes Socialistas incluidas-, que piden instaurar la tercera república.

"Ese consenso no lo vamos a romper. Es un valor que da firmeza a nuestra convivencia. Por tanto, estamos en ese consenso constitucional y vamos a seguir estando. Estamos desarrollando un consenso del que nos sentimos orgullosos y del que creo se sienten orgullosos muchos españoles". Ahora bien, lo que sí dejó claro es que los socialistas aprovecharán esta nueva etapa para que se abra paso su reforma constitucional de corte federal. "Es evidente que se abre un tiempo nuevo. Aparecen oportunidades, aparecen cambios... EL PSOE aprovechará el tiempo nuevo para que haya cambios y reformas en España que necesitamos todos".

En este sentido, se refirió a las manifestaciones de este lunes en varias ciudades españolas como algo que hay que respetar y defender en el marco de la "normalidad democrática". "Que los españoles se pronuncien sobre monarquía o república, y salgan a la calle para pedir cambios constitucionales entra en el funcionamiento normal de la democracia. La gente tiene derecho a decir lo que quiere y lo que siente". Forma parte de "una democracia madura" con ciudadanos "bien informados que se manifiestan de forma pacífica", dijo Rubalcaba.

Rebelión contra Rubalcaba

Sus llamamientos al consenso tardaron poco en romperse. A las pocas horas de su discurso, y tras el llamamiento de IU para pedir un referéndum, se sumó a la iniciativa el PSOE de Baleares, desobedeciendo las directrices de Rubalcaba. La secretaria general, Francina Armengol, abogó por la celebración de un referéndum vinculante para que la ciudadanía elija entre la continuidad de la monarquía o la instauración de una república.

También el secretario general del PSPV-PSOE y diputado en el Congreso, Ximo Puig, defendió este martes el referéndum. "Ha de haber referéndum, tienen que ser las nuevas generaciones las que refrenden un nuevo pacto constitucional y no cierro el debate a ninguna cuestión, pueden plantearse todas sin miedo", si bien posteriormente, a preguntas de los periodistas, reconoció que no considera un tema central el debate sobre la monarquía.

El secretario general del PSE-EE de Álava, Txarli Prieto, defendió que, con la abdicación del Rey, "se abre de forma natural un debate nacional sobre el futuro, en el que los ciudadanos algo tienen que decir" y cree que "la mayoría tiene derecho a pronunciarse, a ser consultada", porque "no necesitamos obligar a los republicanos a asumir la monarquía parlamentaria, ni tampoco lo contrario".

Aviso a navegantes

Desde la dirección federal, Soraya Rodríguez, mandó un mensaje a sus filas en el grupo parlamentario: "A aquellos que plantean una reforma de la Constitución, les quiero decir que para reformar la Constitución, lo primero que hay que hacer es cumplirla. Y eso es lo que va a hacer el PSOE". Preguntada por Libertad Digital si teme una ruptura de voto en las filas socialistas, habida cuenta de las voces críticas que claman en favor de un referéndum, aseguró que "Confío, por supuesto, que confío" en que no habrá tal ruptura de la disciplina porque "la Constitución establece este procedimiento y el grupo socialista cumplirá con lo establecido en la ley y en la Constitución española".

Sobre si se ha planteado dar libertad de voto en esta votación a sus parlamentarios, negó tajantemente tal extremo: "No, no me lo planteo. La ley orgánica lo que establece es dar trámite a una decisión voluntaria y legal del monarca que es la abdicación. Por tanto, no me lo he planteado".

A continuación