El PSOE confía en que llegue la "primavera socialista"

"Si ganamos en Andalucía, ganamos en España y en Europa" dice Elena Valenciano que promete "defender a la gente de Cañete".

Ketty Garat (MÁLAGA)

"Somos La fuerza del sur". A ello apeló la presidenta andaluza, Susana Díaz en el, hasta ahora, único mítin con mayúsculas en el PSOE. En el Pabellón de la Universidad de Granada, Díaz, la candidata socialista, Elena Valenciano y el del partido socialista europeo, Martin Schulz, unieron sus fuerzas para proclamar la llegada de la "primavera socialista". En Andalucía, en España y en Europa".

Frente a unas 4.000 personas, Susana Díaz fue el primer 'peso pesado' en intervenir mostrando la capacidad innata que tiene de mover a las masas. "Europa tiene que mirar al Sur", a la "Europa luminosa" porque "estamos demostrando que otra forma de gobernar es posible". "Aquí ni se compra ni se vende la sanidad porque es de todos los ciudadanos".

"Por eso, le duele Andalucía", dijo en referencia al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien centró su mensaje central marcándole el camino de salida de La Moncloa citando un relato corto, el del "dinosaurio": "Cuando desperté, el dinosaurio seguía ahí. El 26 cuando nos levantemos, Rajoy seguirá ahí. Pero ya le habremos marcado el camino de salida. Lo está enfilando. Por eso hay que explicarle a la gente que son muy importantes las elecciones del 25 de mayo".

Valenciano "planta cara"

Una idea en la que redundó Elena Valenciano. "Si ganamos en Andalucía, ganamos en España y si ganamos en España, ganaremos en Europa ¡Sí! ¡Así va a ser!". "Necesitamos una primavera mañagueña, una primavera andaluza, socialista y española en Bruselas. Una primavera socialista, por fin en Europa". "Una Europa cálida, que acoga a su gente, que no se olvide de nadie. El sur tiene que pesar en Europa". Y añadió: "a España le conviene la victoria de la izquierda en estas elecciones, debemos unirnos".

Su mensaje también se dirigió en clave nacional y contra Mariano Rajoy: "Nosotros desde Bruselas vamos a bloquear a Rajoy para no que no bloquee a Andalucía". Y añadió una segunda razón: "No votar al PP para que no sigan haciendo lo que están haciendo: Una España dual, donde hay gente que tiene derechos porque tiene recursos y gente que no tiene derechos porque no tiene recursos. Su modelo es ése".

En este sentido, denunció que "un día es la educación, otro día es la sanidad, o las pensiones, o los derechos de las mujeres. Poco a poco, nos lo están quitando todo". Y preguntó: ¿Qué hacemos? ¿agachamos la cabeza o les plantamos cara? ¿Nos rendimos o nos unimos? ¡Nos unimos y les plantamos cara a la derecha española y a la europea!".

Sobre su contrincante en estas elecciones europeas, dejó claro que: "No voy a perder ni un segundo en Cañete, ni en defenderme de Cañete. Lo que voy a hacer es dedicar todo mi tiempo en defender a la gente de gente como Cañete". Y se refirió al debate electoral del próximo martes 13 de mayo: "No querían un debate. Pero mira tú por donde va a haber debate. Porque ya dije yo que yo lo hacía en cualquier condición, horario, sitio, candidato… incluso con Cañete que quiere un debate a imagen y semejanza. Incluso así. Habrá debate y ganaremos el debate".

Schulz, el más aplaudido

Sin embargo, quien contra todo pronóstico fue el más ovacionado fue el menos conocido por el auditorio, el candidato del Partido Socialista Europeo, el alemán "más mediterráneo" en palabras de Valenciano, Martin Schulz, quien dirigió su primer mensaje a los jóvenes. "La mitad de los europeos de treinta años siguen viviendo en la misma habitación de cuando eran niños, ¡no puede ser!".

Por ello, prometió que su "prioridad" será el empleo juvenil y se comprometió "como presidente pondré en marcha un plan de empleo y formación. Cada medida irá dirigida a la creación de empleo", pero basado "en el trabajo conjunto en la igualdad. Una Europa en la que un país no se sienta por encima del otro". Asumió así el compromiso de Valenciano de dotar a ese fondo de 21.000 millones de euros así como un plan destinado a las pequeñas y medianas empresas y un plan destinado a "acabar con los paraísos fiscales.

"Dicen que no hay dinero para inversiones. Imaginad lo que se podría hacer con el billón de fraude fiscal. No es justo que miles de millones resultado de la especulación no pague impuestos".

A continuación