Posada se echa a llorar al pedir "mirar adelante" y "no desbocar teorías"

El presidente del Congreso no pudo contener las lágrimas. Posada se alegra de que el caso "lo podamos haber encarrilado".

Ketty Garat

El Congreso de los Diputados guardará un minuto de silencio este martes justo antes de las votaciones, según anunció el presidente del Congreso, Jesús Posada, "en solidaridad con todas las víctimas del 11-M".

Minutos antes de la Junta de Portavoces, el presidente Posada quiso hacer una declaración previa y no pudo evitar que las lágrimas corrieran por su rostro. Al ser preguntado por Libertad Digital por las palabras de Ángeles Domínguez, sobre que a las víctimas "nos han tapado la boca", Posada manifestó: "Debo decir que nunca he tenido la teoría ésta de la conspiración. Nunca la he comprendido, pero creo que no es momento éste ni de pedir perdón ni de nada semejante".

Referencia a la petición de los grupos de la izquierda minoritaria en el Parlamento, que pidió al PP que pida perdón por haber sembrado dudas sobre la verdad judicial, ante lo que Posada añadió muy emocionado: "Han pasado diez años, estamos todos unidos a las víctimas. Yo hoy tengo que decir que esa misa me ha parecido extraordinariamente positiva. Estaban todas las víctimas, autoridades, los partidos. Y eso es lo importante: mirar hacia adelante. Siempre tendremos ese recuerdo trágico de ese día, por lo tanto no creo que sea necesario".

Preguntado si la verdad judicial se vió entorpecida por la llamada teoría de la conspiración, comprendió que "es lógico que en este caso tan brutal, que nos deja consternados, se desboquen las teorías. Era lógico que ocurriera. No ha pasado nada extraordinario. Me alegro de que diez años después lo podamos haber encarrilado y que sea algo que nos una en vez de que nos divida".

A continuación