El impacto en Bruselas del anuncio de Mayor Oreja

Entre los compañeros de Mayor Oreja en Bruselas circulan varias teorias sobre cuál ha sido el motivo que le ha hecho renunciar a ir en las listas.

Macarena Lora (Bruselas)

A muchos miembros de la delegación española del PP la noticia de la marcha de Mayor Oreja les pilló en un avión, pero no a todos por sorpresa. Si bien algunos reconocen que desconocían lo que se estaba fraguando en las altas esferas del partido -"nadie sabe lo que pasa por la cabeza de los que hacen las listas, quizá ni ellos", bromeaba hace sólo un par de días un eurodiputado de vasta trayectoria-, también hay en Bruselas los eurodiputados que sí se esperaban un movimiento similar. "Yo sabía que Jaime estaba reflexionando", asegura a LD un eurodiputado.

Lo cierto es que en los pasillos de Bruselas, son varias las voces que apuntan desde hace meses a la vuelta por la puerta grande de Íñigo Méndez de Vigo, hoy secretario de Estado para la UE, con el cual Mayor Oreja, casi diez años jefe de filas populares, no tendría, según fuentes populares, una gran sintonía ideológica. "Representan cosas distintas", valoran. Según las mismas fuentes, Méndez de Vigo, que ha negado en repetidas ocasiones querer volver a Bruselas, sería candidato a ocupar un alto cargo en el grupo PPE, donde siempre ha tenido buen encaje, especialmente entre las fuerzas alemanas. Hay quien se atreve a leer la noticia con esa clave de fondo.

Sin embargo, la irrupción de Vox en el panorama político, en opinión de otro sector, le había vuelto a facilitar la permanencia a Mayor Oreja, en el que un buen número de votantes vería una garantía para defender los principios de siempre y del que, según esa interpretación, el presidente podría haberse apoyado para acallar a los críticos, como ya hizo en las elecciones de 2009 tras el congreso de Valencia. "Yo pensaba que la anulación de la doctrina Parot y la llegada de Vox le estaba haciendo la campaña a Jaime", confesó otro eurodiputado en conversación con LD.

Son tiempos delicados en que unas declaraciones desafortunadas pueden hacer trizas las esperanzas de colarse en las listas electorales y las opiniones de estos días se escudan en el anonimato.

Tras dos legislaturas de escasa actividad parlamentaria, pero terca insistencia en que "Europa atraviesa una crisis de valores", muchos no entendieron el silencio de Mayor Oreja, significado defensor de la vida, durante el debate sobre el aborto del último pleno. Por eso hoy, a toro pasado, no ha faltado quien ha dicho "atar cabos" sobre sus silencios de los últimos meses.

A pesar de que la noticia sobre la marcha de Mayor Oreja ha coincidido con el salto de Alejo Vidal-Quadras a Vox, lo que nadie se atreve en Bruselas es a especular con un paso similar por parte de quien fuera ministro de Interior. "Ni de broma", se atreven a apostar algunas fuentes al respecto, a pesar de que Vox ha verbalizado muchas de las críticas a la política antiterrorista del Gobierno que Mayor Oreja lleva años sosteniendo.

A continuación