Rubalcaba pide a Rajoy "que no se cuelgue medallas que no son suyas"

En su balance de 2013, Rubalcaba no ha mencionado la corrupción de su partido, de UGT o Nóos, sólo ha cargado contra el PP por el caso Bárcenas.

Libertad Digital

Con traje y corbata y sólo unos minutos después de que el presidente del Gobierno despidiera su rueda de prensa en Moncloa, el líder de la oposición Alfredo Pérez Rubalcaba ha comparecido ante los medios de comunicación para trasladar el balance de 2013 y de mitad de legislatura de su partido, el PSOE.

Rubalcaba ha hablado de que este año que termina el próximo martes ha sido el año de "las tres crisis: la crisis económica y social, la crisis política y la crisis territorial". Para Rubalcaba ha sido el año del "paro y del empobrecimiento, de la desigualdad y de la contabilidad en B, del retroceso en derechos civiles y el año en que las tensiones entre Cataluña y el resto de España" han crecido.

Sobre la "crisis económica", Rubalcaba ha pedido al Gobierno que "no se cuelgue medallas que no son suyas y que no huya de sus marrones". Y menos, insistía Rubalcaba, el mismo día en que "congela el salario mínimo y sube la factura eléctrica".

Para el líder de la oposición, que baje la prima de riesgo, que el turismo mejore o que las exportaciones vayan bien no son fruto de la acción del Ejecutivo y ha recordado que "aunque desde el Gobierno repiten que nadie habla ahora del rescate, es porque ya nos rescataron y nos dieron 40.000 millones para salvar a los bancos".

En cambio, el fruto de las políticas del PP es un "modelo injusto socialmente e ineficiente económicamente". Pese a que el Gobierno habla de que ya ha empezado el crecimiento económico, Rubalcaba se preguntaba "¿qué es la recuperación?" y aclaraba que "cuando haya empleo para los millones de parados que no lo tienen y cuando miles de familias en situación de pobreza dejen de estarlo, entonces podremos hablar de recuperación". En definitiva, que para el PP, competir es "bajar salarios y recortar derechos".

Para Rubalcaba "no se puede hablar de recuperación a los estudiantes que han perdido su beca, o a los pensionistas que van a perder poder adquisitivo, o a los enfermos crónicos que tienen que pagar sus medicinas". En cambio, lo que ha recuperado España, según el PSOE, es "la desigualdad y parece que vamos a recuperar la falta de libertad".

La ley del aborto

También ha cargado duramente contra la ley del aborto, porque "aunque Rajoy ha dicho que su ley del embarazo es una ley equilibrada", se trata de una norma que "no haría Cameron en Reino Unido, Sarkozy en Francia o que no haría tampoco Merkel en Alemania. Sólo hay un dirigente en Europa que ha aplaudido esta ley, el señor Le Pen", sentenciaba.

"Ha sido muy llamativa la reacción en Europa con este asunto", añadía el líder del PSOE, "España hace treinta años estaba en la retaguardia de los derechos civiles y en treinta años nos pusimos en la vanguardia y ahora quieren llevarnos otra vez a la retaguardia. ¿Qué tienen en común la Ley Gallardón, la Ley Wert y la Ley Fernández? Pues Mariano Rajoy, que es quien preside el Consejo de Ministros", decía.

Ya en el turno de preguntas, sobre la Ley del Aborto dijo que "voy a intentar por todos los medios que esa ley no vaya al BOE. Vamos a intentar no tener una ley que aplaude el señor Le Pen, que es algo que como español me avergüenza. Con lo que estoy en contra es que se vaya contra la libertad de las mujeres".

El balance "cualitativo"

Para hacerlo más fácil, Rubalcaba ha hecho un "balance cualitativo" dando cifras, decía. Aunque no ha dado ninguna. Se ha limitado a destacar que hoy hay más desempleados, más deuda, más impuestos menos derechos y más desigualdad que hace dos años. Algo a lo que "hay que sumar una tonelada de mentiras".

El caso Bárcenas

Sin mencionar los casos de corrupción de los Ere fraudulentos, o la crisis de corrupción que vive UGT, Rubalcaba ha resumido el año 2013 como "el año Bárcenas". Un caso "que es parte de Gürtel" que es, a su juicio, "el caso de corrupción política más grande que ha vivido la democracia española". Así resume el secretario general de los socialistas la crisis política de 2013. Un año en el que "hemos conocido que el presidente puede mentir en el Parlamento; en el que el PP destruyó pruebas de su contabilidad B; en el que un juez tuvo que ir a la sede del PP a recoger papeles que el PP le negaba; la certeza de que existió durante 20 años una contabilidad 'b' en el PP".

En este sentido, denuncia que el PP ha convertido este caso en una estrategia para que los ciudadanos vayan digiriendo y metabolizando el caso Bárcenas. "No pasa nada, lo arreglamos con un comunicado", ironizaba Rubalcaba. "Su estrategia es convertirlo en normal". Según ha dicho, Rajoy quiere mantener la normalidad porque estima que "si conseguimos un poco de empleo, nuestros votantes nos perdonarán".

La crisis territorial

Sobre la crisis territorial y Cataluña, se ha limitado a insistir en que lo que debería hacer el Gobierno es negociar una reforma de la Constitución que satisfaga a todas las partes porque "no veo cómo no podemos ponernos de acuerdo con gente con un sentimiento común compartido".

Balance en el PSOE

Finalmente, ha dicho que "los retos están ahí" y que su partido dará prioridad "al empleo", mientras que seguirán pidiendo al Gobierno que tome decisiones respecto a Cataluña. En clave interna ha dicho que en las "elecciones europeas nos jugamos mucho" y que seguirán defendiendo los derechos civiles. Para terminar ha destacado que "lo que el PP ha aprobado contra todos, lo derogaremos con el apoyo de todos en la próxima legislatura".

En cualquier caso, ha finalizado diciendo que "al PSOE le queda mucho por hacer. Y mucho trabajo por hacer y mucha confianza por recuperar. La conferencia política es un marco. La reforma fiscal está bastante bien elaborada pero queda por precisar."

A continuación